Las tres Copas Intercontinentales de Carmelo “Mago” Cabrera (III)

0
573
  • Internacional en 102 ocasiones, jugador de la selección de Europa en 1975 y con un palmarés de vértigo que incluye dos Copas de Europa, tres subcampeonatos de Europa, diez Ligas, un subcampeonato de Liga, siete Copas del Generalísimo y tres Copas Intercontinentales, todos estos entorchados logrados con el Real Madrid. .
  • Carmelo Cabrera Domínguez (Las Palmas de Gran Canaria,1950), también jugó para Miñón Valladolid y, por supuesto, para el Club Baloncesto Canarias. Base irreverente que hizo del riesgo una costumbre, fue campeón de Primera División B con el equipo de La Laguna.
  • Tercera y última entrega de los artículos históricos protagonizados por Carmelo Cabrera en su tres participaciones en la Copa Intercontinental.

__________

José Luis Hernández | @JoseLuisHdezT7
Fotos: Archivo / José Luis Hernández
SuperBasketCanarias.info
13 de septiembre de 2017

Casi como prolongación a la temporada anterior y con la misma plantilla, se disputó, a partir del 20 de junio de 1977 la XII edición del Campeonato del Mundo de clubes, trofeo William Jones, también denominada Copa Intercontinental, en Buenos Aires, concretamente en el pabellón del club Obras Sanitarias, equipo que ahora se encuentra en España jugando algunos amistosos de pretemporada.

La estructura del Mundial de clubes estaba limitada al campeón y subcampeón de Europa, Real Madrid y Mobilgirgi Varese, a los campeones de América del norte y del sur, Rhode Island University y Sirio de Brasil, además del equipo anfitrión, Obras Sanitarias argentino.

El primer partido lo jugaron los campeones de Europa y del Mundo, el Real Madrid, frente al Sirio de Brasil. Primer tiempo fácil para los blancos, liderados por el acierto anotador de Walter, Brabender y la dirección de Corbalán, llegando al descanso con el resultado de (61-44) para los españoles. En el segundo periodo, los brasileños se crecieron y los madridistas se confiaron. Lolo Sainz no rotaba el banquillo y el Madrid acusaba el cansancio, situación que fue aprovechada por el Sirio para acercarse en el marcador a dos puntos, pero el Madrid, experto en situaciones comprometidas salvó la situación y venció por tres puntos (111-108).

En la tercera jornada, el Madrid había descansado en la segunda, los madridistas lograron una nueva victoria (127-102), a los universitarios de Rhode Islands. El partido no ofreció complicaciones para el Real Madrid, ya que desde el primer momento el quinteto madridista se lanzó a por los estadounidenses, apoyándose en Corbalán y John Coughran, que se convirtió en la gran figura del partido. El primer tiempo acabó con la ventaja española por (64-40), y en la segunda mitad lo más que se acercaron los universitarios fue a 15 puntos del vencedor. Walter se fue hasta los 29 puntos, Coughran anotó 35 y Cabrera 10. Lolo Sainz, esta vez sí, había rotado el banquillo y pudo romper el ritmo del juego, especialidad de Cabrera, con un base, el canario que actuó con brillantez.

El Madrid logró un triunfo contundente frente a su eterno rival europeo, Mobilgirgi Varese, por (137-112) en el segundo partido de la penúltima jornada, perfilándose como el máximo candidato a llevarse el título. Se vio un monólogo blanco, interrumpido por algunas reacciones, tímidas, del conjunto italiano. El conjunto español controló el partido en todo momento y tuvo un contragolpe mortífero, siempre iniciado por Cabrera, que se lució con su particular “dribling”. La superioridad era tal que Sainz utilizó a casi todos sus jugadores, excepto a Prada, y ya en el descanso ganaban por un cómodo (60-47). El Campeonato se iba a definir entre españoles y argentinos.

Final de la Copa Intercontinental. Real Madrid-Obras Sanitarias.

El equipo madridista consiguió levantar su tercer título mundial consecutivo tras vencer, sucesivamente al Deportivo Sirio de Brasil, Universidad de Rhode Island, Mobilgirgi Varese y Obras Sanitarias. El partido frente a los anfitriones fue muy emocionante y el conjunto blanco logró el triunfo por un solo punto de diferencia, (104-103), gracias a una canasta de Prada a dos segundos del final. El conjunto madridista igualaba el récord del equipo estadounidense Goodyear, que había logrado tres Copas Intercontinentales consecutivas.