El ex aurinegro Rodríguez se queda sin el sueño de las semifinales

0
73
acb-Photo-A-Arrizabalaga
  • El jugador de Los Realejos realizó un gran trabajo

Por José Luis Hernández / Fotos: ACB Photo

Málaga, 14 de febrero de 2020

acb-Photo-E-Del-Fresno

Sergio Llull recuperó su mejor versión para evitar lo que hubiese sido la segunda sorpresa de la jornada en la Copa del Rey 2020. Fue un triunfo muy trabajado por los blancos ante el Bilbao Basket del tinerfeño, y ex canarista, Sergio Rodríguez (93-83), que se mantuvo vivo en el partido pero fue incapaz de seguir su ritmo en el segundo tiempo. Los blancos, que se medirán mañana al Valencia Basket, se quedan, en teoría, como grandes favoritos al título tras la eliminación del Barcelona.

La primera parte fue un constante 'de tú a tú'. El Bilbao Basket no se achicó y aceptó el reto con el Real Madrid y aguantó en pie explotando sus armas. Rousselle dirigía con criterio y puntería y en la pintura no temían al caboverdiano Tavares. Randolph comandaba a los blancos antes de que el argentino Deck le diera descanso.

Pero los bilbaínos de Sergio Rodríguez aguantaban aprovechando los fallos defensivos blancos para irse al descanso muy vivos (50-47). No le pudo la presión a los 'Hombres de Negro'. La máxima ventaja de cualquiera de los dos equipos habían sido seis puntos y los vascos creían en su potencial.

Un parcial de 14-0 encendió las alarmas en el Bilbao, por primera vez muy por debajo en el electrónico (71-55). Pero acortó la diferencia con un parcial de 0-6 para finalizar el tercer periodo y comenzar el último metidos de nuevo en el encuentro (75-70).

Entonces apareció la mejor versión de Llull. El balear se reencontró consigo mismo para asegurar el triunfo merengue anotando 12 puntos de manera consecutiva, incluidos tres triples, uno de ellos con falta adicional. La diferencia se fue hasta unos tranquilizadores, para los blancos, 13 puntos (87-74). El encuentro estaba sentenciado (93-83).