Se cumplen 30 años del homenaje a Carmelo Cabrera, El Globetrotter Blanco

0
1086
Archivo JLH
  • Un partido en homenaje al genial base grancanario reunió a los dos equipos más importantes de su dilatada trayectoria deportiva
  • Participaron Real Madrid y CB Canarias
  • TVE emitió el encuentro en directo, llevando la señal a todos los rincones del estado español

Por José Luis Hernández / Fotos: Archivo (Fotos inéditas)

La Laguna (Tenerife), 27 de marzo de 2020

Archivo JLH

El 23 de abril de 1988 Carmelo Cabrera Domínguez (Las Palmas de Gran Canaria, 6 de enero de 1950) puso punto y final a su dilatada, y gloriosa, carrera deportiva. Tras 11 temporadas en el Real Madrid y dos en el Miñón Valladolid, Cabrera regresó a su tierra para defender la camiseta del Club Baloncesto Canarias en sus siete últimos años como jugador profesional. Pero después de aquella noche mágica en el Juan Ríos Tejera de La Laguna contra el Cai Zaragoza, rival aurinegro en los playoff por el título de la temporada 1987-88, momento en el que dijo adiós, a Cabrera le quedaba una oportunidad más para vestirse de corto: el partido de su homenaje.

Archivo JLH

Fue el 27 de marzo del 1.990, dos años después. En el Ríos Tejera lagunero, con TVE a nivel nacional y en directo, se dieron cita los dos grandes equipos de Cabrera: Canarias y Real Madrid. No quedó una sola entrada por vender, al contrario, se quedaron aficionados por fuera del recinto deportivo de San Benito y el homenaje fue mayúsculo. Cabrera saltó en la primera mitad vistiendo la camiseta blanca madridista, la misma con la que había conseguido 2 Copas de Europa, 3 Copas Intercontinentales, 7 Copas de España y 10 Campeonatos de Liga, amén de ser en innumerables ocasiones máximo asistente de la máxima competición del baloncesto español. Los primeros minutos fueron para que el playmaker se pusiera bajo las órdenes de George Karl, ante la antenta mirada del general manager Lolo Sáinz, un entrenador al que tuvo en sus últimos años como jugador merengue y del que, curiosamente, heredó el número 7 cuando este se retiró.

Fue en el descanso cuando Carmelo Cabrera, El Globetrotter Blanco recibió el homenaje de todos y cada uno de los estamentos canarios, estatales e internacionales del baloncesto para, posteriormente, volverse a vestir de aurinegro y defender la camiseta con la que se proclamó Campeón de la Primera División 'B' en la temporada 1985-86, logró dos sextos puestos consecutivos en la Liga ACB y una clasificación histórica para la extinta Copa Korac, además de ser el máximo asistente de la competición doméstica en dos ocasiones con el conjunto canarista. Una noche inolvidable.