La lesión de Beirán eclipsa una nueva victoria aurinegra (94-80)

0
840

Fotos: ACB Photo / A. Pérez

José Luis Hernández (sbc) La Laguna (Tenerife)

El Iberostar Tenerife Canarias ha logrado una gran victoria ante Ucam Murcia (94-80), en el pabellón de Tenerife Santiago Martín, eclipsada por la lesión, a falta de 25 segundos para finalizar el partido, de Javier Beirán en una caída en la que se torció su rodilla derecha y por la que tuvo que abandonar la pista con visibles gestos de dolor y ayudado por unas muletas.

El equipo de La Laguna volvió a tener una gran actuación colectiva que mantiene a los aurinegros en el grupo noble de la clasificación de la Liga Endesa, aparte de ir convirtiendo el sueño de participar en la Copa del Rey en realidad.

Agresividad murciana, remontada lagunera

Salió enchufado Ucam Murcia. Agresivos en defensa, los del televisivo Óscar Quintana, liderados por Sadiel Rojas al que algunos dejaban lejos de Tenerife en el día de hoy, lograron la primera ventaja pimentonera (2-7, 2′). Parecía que Aaron "ametralladora" Doornekamp iba a meter a los suyos en el encuentro pero su triple no causó el efecto esperado (5-7, 3′). Una falta técnica pitada por el árbitro principal Carlos Peruga, demasiado pendiente de Txus Vidorreta, y dos triples de Vítor Benite, obligó al técnico vasco a pedir su primer tiempo muerto (9-16, 6′).

El Canarias no estaba fino en ataque y la defensa era superada por el conjunto visitante. Cambios en los laguneros, entraron Grigonis y Fran Vázquez, y el olímpico lituano se estrenó con un triple en el siguiente ataque tinerfeño, mientras el internacional español comenzaba a rebotear, dando solidez a la defensa aurinegra. Vidorreta siguió moviendo el banquillo y serían Ferrán Bassas y Javi Beirán los siguientes en entrar a la pista. Los cambios funcionaron y el Canarias con un parcial de 9-0 se puso por delante en el marcador (18-16, 9′) antes de que el genial Campazzo anotara dos tiros libres contestados con una espectacular jugada de dos más uno del Davin "globetrotter" White a falta de tres segundos. Los de Aguere finalizaban el primer cuarto por delante en el marcador (21-18).

Despegue aurinegro

El segundo cuarto se inició con un Canarias dispuesto a poner tierra de por medio en los nuevos videomarcadores del Santiago Martín. Un parcial de 7-2 (26-20, 12′) iniciaba el despegue de los aurinegros.  Dos triples de Ferrán Bassas y un espectacular alley oop de Marius Grigonis sobre Fran Vázquez, levantaban al público de sus asientos y colocaba a los canaristas por encima de la difencia psicológica de los diez puntos (33-22, 13′) que obligó a Óscar Quintana a pedir tiempo muerto. El parcial del cuarto era demoledor, 12-4 para los tinerfeños, pero de nada pareció servir a sus intereses. Cinco puntos consecutivos del polivalente Beirán mantuvo la diferencia aurinegra en once puntos (38-27, 16′).

Cambio en la dirección del juego murciano, entró Llompart, y los suyos lo agradecieron. Mejoró su equipo, aunque el Canarias seguía manteniendo la renta a su favor (40-30, 17′). En ese momento se produjo una jugada espectacular de los locales que elevaría la diferencia a trece puntos: Petit Niang se lanza al suelo a por el balón, rebotea en ataque el lanzamiento de tres de Javi Beirán y, después de una inversión de balón, "ametralladora" Doornekamp no falló desde la esquina (43-30, 18′). Diferencia de trece puntos para los locales con la que también se llegaría al final del periodo (45-32), con un jugador brillando en el capítulo anotador lagunero: Javier Beirán, autor de once puntos.

Salvavidas Campazzo

Murcia sabía que tenía que apretar los dientes en defensa y estar más acertado en ataque si querían sorprender al brillante Canarias, pero los de Txus Vidorreta supieron mantener la diferencia por encima de los diez puntos en todo el cuarto.

Los problemas de faltas seguían a los visitantes, Rojas cometió su tercera falta personal y Benite la cuarta a continuación, por lo que el conjunto de la ciudad universitaria dispuso de bonus desde el minuto tres. El heleno Bogris anotaba los primeros cuatro puntos para los aurinegros (49-38, 24′) y el canadiense Doornekamp logró un triple que volvió a levantar a la fiebre amarilla de sus asientos, después de una espectacular circulación de balón (52-40). No se rendía Murcia y un triple de Pocius los acercaba en marcador (55-47, 27′).

El espectacular base argentino Campazzo hizo de auténtico salvavidas para los suyos. Su dirección de juego y su aportación ofensiva evitó que el Canarias rompiera el partido, manteniendo a los suyos con pequeñas esperanzas de meterse de nuevo en el encuentro. El juego se había vuelto más espeso, con continuas faltas personales y lanzamientos desde la línea del 4,60, pero una bandeja del argentino rebajó la diferencia de los diez puntos (61-52, 29′), aunque un parcial de 5-0 para los canaristas, volvió a establecer la renta de los de Vidorreta en catorce puntos al finalizar el cuarto (66-52).

Control local y nervios visitantes

Los canaristas rubricaron un parcial de 8-0 inicial, con triple de Abromaitis incluido, para lograr la máxima diferencia del representativo tinerfeño en la Liga Endesa (69-52, 31′). Reacción visitante (71-58, 33′), pero el partido estaba controlado por los locales que no dejaban bajar la diferencia en el electrónico de los 15 puntos a pesar de que la defensa de Murcia comenzaba a emular la agresividad mostrada por el Zaragoza el domingo pasado. Benite cometió su quinta falta personal y los de amarillo y negro disponían de bonus a falta de seis minutos para finalizar el encuentro (75-60, 34′).

Una falta técnica a Rojas, supuso su eliminación, mostró los evidentes nervios visitantes. Hasta su entrenador tuvo que entrar en la pista para que la cosa no fuera a mayores. La victoria ya estaba teñida de aurinegro y solo era cuestión de tiempo anotar la novena en el casillero del equipo revelación de la temporada.

Los minutos finales se volvieron espesos, con innumerables interrupciones y tiros libres, pero el equipo del club fundado en 1939 se mostraba sólido desde la línea de personal (84-74, 38′). Una falta antideportiva sobre el base Rodrigo San Miguel incrementó de nuevo la ventaja aurinegra (91-78, 39′), hasta que se produjo lo peor del partido: la ya mentada lesión de Javier Beirán en su rodilla derecha. Faltaban solo 25 segundos para finalizar un encuentro favorable a los intereses canaristas pero volvió a aparecer la mala suerte de los laguneros en forma de una nueva lesión. Fue el momento del debut del estadounidense Piñero con la camiseta aurinegra, aunque tanto sus primeros segundos como jugador canarista como la novena victoria de los de Vidorreta quedaba eclipsada por la lesión del alero madrileño.