Iberostar Tenerife pierde en Fuenlabrada y dice adiós al playoff (88-84)

0
450
ACB Photo–E. Cobos
  • La cruel derrota del Canarias en Fuenlabrada le priva de disputar el playoff por el título
  • Popovic anota un triple desde el parking del pabellón y condena a los laguneros
  • Los árbitros, en otra actuación escandalosa, otorgan 24 tiros libres a Fuenlabrada por solo 4 al Canarias

Por José Luis Hernández / Fotos: ACB Photo

Fuenlabrada (Madrid), 27 de mayo de 2019

ACB Photo–E. Cobos

El Canarias no disputará el playoff por el título. Su derrota de ayer en la prórroga, en la pista del Fuenlabrada por 88-84, cambió el rumbo de los laguneros, que se quedan fuera de las plazas que otorgan el derecho a la disputa de las eliminatorias por el título. Derrota cruel y dolorosa, también inesperada, en un tiempo extra en el que Marko Popovic, que se retiraba de la práctica activa del baloncesto, anotaba un triple casi imposible para acabar con las ilusiones de la Fiebre Amarilla. Punto y final a la temporada.

Comenzó afinado el Canarias, con acierto en el tiro exterior. Con acierto pleno en los tres primeros triples intentados, los de La Laguna se colocaron con un 5-11 y, con los de rojo y blanco espesos en ataque, se fueron a la decena de puntos de diferencia (5-15), lo que motivó la solicitud de tiempo muerto en el bando local locales. Una canasta del playmaker  Ferrán Bassas elevó la diferencia (10-22) cuando solo restaban dos minutos para finalizar el primer acto. El partido se teñía de amarillo y negro, máxime al finalizar los primeros diez minutos, al que se llegaba con un 15-24 para los tinerfeños.

Reaccionó Fuenlabrada en el inicio del segundo cuarto, acercándose, de manera peligrosa, a los aurinegros (23-24). Las segundas opciones de los hombres de Jota Cuspinera y un triple del héroe local Popovic cerraban un parcial de 10-0 para los del sur de Madrid. Trabajó fuerte en la pintura Colton Iverson y el Canarias se volvió a colocar unos puntos por encima (31-36), aunque pronto le señalarían su tercera falta personal, todo un lastre para los aurinegros el resto del encuentro. Fuenlabrada, con un parcial de 5-0, logró empatar el choque al descanso  (36-36).

Un parcial de 11-0 firmado por los fuenlabreños dio una renta de seis puntos a los del pabellón Fernando Martín (49-43). Fuenlabrada, que ya había capturado 12 rebotes ofensivos, seguía aprovechando sus segundas oportunidades, en un equipo que, falto de presión al no jugarse nada salvo acabar ante los suyos con una victoria, colocaba en apuros a los tinerfeños, obligados a ganar.

Una técnica señalada a Txus Vidorreta, además de la cuarta falta personal de Colton Iverson, llevó al Fuenla a los ocho puntos de ventaja 58-50, metidos ya en el último minuto del tercer cuarto, al que se llegaría con el marcador de 59-53. El Canarias tendría que apretar los dientes en el último periodo.

Fuenlabrada, animado por su público y por el homenaje que tenían preparado para Popovic, apretaba. Una canasta de Clark puso el 64-55 en el electrónico, mientras en el banquillo del conjunto de Aguere se empezaban a encender las luces de alarma. Los aurinegros sabían que tenían que aplicar la "Marca Vidorreta", intensidad defensiva, buen ataque y sacar carácter, y eso fue, precisamente, lo que hizo.

Un triple espectacular de Nico Brussino selló un parcial de 2-9 para los aurinegros, que se metían de lleno en el partido (66-64). Una canasta del "Robocop" Iverson empataba el partido a 66, a falta de tres minutos y medio para finalizar el encuentro. Fuenlabrada reaccionó con sendas canastas, triple de Marc García y canasta de dos de Eyenga poniendo, otra vez, tierra de por medio (71-66). El Canarias tiró de calidad y casta, colocando un parcial de 0-5, Bassas y Brussino, para empatar el encuentro (71-71). Comenzaba un partido de poco más de un minuto. Tim Abromaitis tuvo que lanzar un triple a la desesperada, no entró, pero "Mr. Polivalencia" Beirán se hizo con el rebote ofensivo y lanzó sobre la bocina, empatando el encuentro (75-75). El Premio Endesa 2019 había salvado, momentáneamente, los muebles aurinegros.

El Canarias sabía que tenía que darlo todo en el tiempo extra pero Fuenlabrada no quería despedirse ante sus seguidores sin una victoria. Parcial de 5-0 para los locales contestado con otro de 0-5 para los visitantes, pero un mate de Eyenga, una auténtica pesadilla para la defensa aurinegra, logró poner en ventaja a los madrileños (84-82), a falta de 20 segundos para el final.

En ese momento apareció Marko Popovic. Un triple casi imposible, desde el parking del pabellón, rompió al Canarias (88-82), y dio al traste con todas sus ilusiones de disputar, por tercera temporada consecutiva, el playoff por el título. Cruel cierre de temporada para un equipo, que una vez más, ha logrado cotas importantes en el baloncesto estatal y europeo.