El lío de la familia Ponitka

0
661
  • El drama sigue instalado en la selección nacional de Polonia con una disputa fraternal. El que fuera jugador canarista en la campaña 2017-18, Mateusz Ponitka, contesta a su hermano Marcel tras las acusaciones de este último de dejarle fuera del Equipo Nacional

Por José Luis Hernández / Fotos: BCL Photo y Federación Polaca de Baloncesto

Aguere-La Laguna (Tenerife), 11 de agosto de 2022

El lío en la familia Ponitka parece estarse convirtiendo en un buen guión para una serie de televisión, de enredo obviamente, o por lo menos en contenidos jugosos para un programa del corazón vespertino. Esta semana, Marcel, fichado por Casademont Zaragoza para esta próxima temporada, acusó abiertamente al ex aurinegro Mateusz de impedir que siguiera en la selección nacional de Polonia y, por lo tanto, de quedarse fuera de la lista del Eurobasket. "No acepta mi presencia en el equipo y no ve ninguna posibilidad de trabajar conmigo en el éxito de la selección", declaró Marcel sin sonrojarse en una entrevista a TVP Sport.

Y como era de esperar, la respuesta de Mateusz no se ha hecho esperar. El base, actualmente convertido en agente libre tras terminar su vínculo con los rusos del Zenit de San Petersburgo, ha profundizado en el origen de todo el problema con su hermano Marcel, reconociendo que no tienen una buena relación, ni con él ni con sus padres. Y lo ha hecho en una entrevista concedida al medio, también polaco, Przeglad Sportowy Onet.

Estas han sido las palabras de Marcel Ponitka:

"Recibí la información de que el entrenador no tenía ningún problema, pero Mateusz no me acepta en el equipo y no ve ninguna posibilidad de trabajar conmigo en el éxito de la selección", señaló el polaco. "Supongo que el motivo fue la falta de aceptación del capitán, que influye en la plantilla y pone condiciones en este asunto, y no me afecta solo a mí. No me siento culpable por toda esta situación y no entiendo por qué Mateusz me desacredita a toda costa y se interpone en mi carrera. No tengo nada que esconder. Si Mateusz siente que hay algún problema o tiene algún comentario hacia mí, no debería esconderse. Debería sentarse y tener una conversación de hombre a hombre conmigo y no jugar conmigo", añadió el escolta.

BCL Photo
Ponitka vistió de amarillo y negro en la campaña 2017-18/ BCL Photo

Y esta la respuesta de Mateusz Ponitka:

"Tengo muchas ganas de contar el conflicto no solo conmigo sino con toda la familia, en el que Marcel y sus padres constantemente se hacen las víctimas unos a otros. Empecé mi propia vida con 19 años. Desde entonces, mi esposa y yo hemos sido insultados constantemente por mis padres, y luego Marcel se unió a ellos. He guardado silencio al respecto durante demasiado tiempo y nunca hablé de Marcel. La gente adora a Marcel, pero nadie sabe la verdad que hay que decir ahora.

Recibí un ultimátum de mis padres: o ellos o mi esposa. Elegí el amor y una persona que me cuida todos los días durante los últimos 10 años. Y luego comenzó su venganza contra todos los que nos rodean. Mis padres están en conflicto con toda la familia a excepción de un tío que vive en el campo y no está completamente al tanto de lo que pasó porque conoce las historias de un lado. El conflicto en la familia creció con los años. Hubo situaciones muy desagradables y provocaciones. Cuando estaba jugando en Zielona Gora, mi esposa y yo fuimos llamados frente a los aficionados. Mis padres son conocidos por escribir comentarios ofensivos sobre nosotros en Internet. Tengo textos muy ofensivos hacia nosotros.

Le advertí a Marcel que los padres harían cualquier cosa para aislarme porque no hice lo que ellos querían. Desafortunadamente, Marcel eligió un camino diferente. Y, sin embargo, cuando necesitó mi ayuda, incluida la financiera, nunca se la negué. A estas alturas no hay forma de terminar el conflicto y no me imagino jugando con él en el mismo equipo. Si el entrenador decide que Marcel será más útil para el equipo, con mucho gusto le daré mi lugar en la selección", indicó el ex canarista.

A menos de un mes para la cita del Eurobasket, la bronca está instalada en la selección polaca y el lío, monumental, en la familia Ponitka. ¡Sálvame!