El ERA Nymburk sorprende al Iberostar Tenerife con la complicidad arbitral (84-89)

0
155
  • La lamentable actuación arbitral facilitó la victoria visitante
  • El banquillo aurinegro acabó desquiciado y Marcelinho espulsado

Por José Luis Hernández - Fotos: BCL Photo

La Laguna, 15 de enero de 2020

BCL Photo

Sorpresa en La Laguna. El Iberostar Tenerife sumó ayer martes su segunda derrota de la temporada en la Liga de Campeones de Baloncesto, al perder ante el ERA Nymburk (84-89) con la complicidad arbitral, que tomaron el papel de protagonistas. Los aurinegros, no obstante, pudieron salvar el basketaverage con el eterno campeón de la República Checa, una vez que los laguneros habían ganado en Praga por una diferencia de diez puntos (68-78).

A pesar de la derrota, los aurinegros ya están clasificados matemáticamente para la eliminatoria de octavos de final de la máxima competición organizada por FIBA Europa, al haber perdido también el conjunto alemán del Brose Bamberg en Montenegro ante Mornar Bar (77-73). Además, el conjunto canarista retiene la primera posición Grupo C con un balance de 9 victorias y tan solo 2 derrotas.

En un partido claramente condicionado por la actuación arbitral, descalificaron al playmaker aurinegro Marcelinho Huertas a casi siete minutos para el final del partido, el conjunto de Aguere, que había ido de menos a más, sufrió en la pintura, en la lucha por el rebote y acabó perdiendo ante un rival que supo aprovechar las circunstancias del encuentro y también jugar bien sus cartas para llevarse la victoria hasta el viejo continente.

 

No salió bien el Canarias, que no pudo frenar el ímpetu de un Nymburk bien asentado sobre el parqué y que anotaba con suma facilidad (6-14). Aún así, el equipo entrenado por Txus Vidorreta se metió en el encuentro a base de triples y a las penetraciones de Marcelinho Huertas (27-27, minuto 10), dos de los grandes recursos de esta escuadra, mientras los checos obstaculizaban el trabajo de Shermadini, su auténtica obsesión en la zona.

Los tinerfeños se colocaron por delante (32-27), pero el Nymburk respondió con sólidos argumentos. El buen trabajo de Dixon y la contribución de Hruban, junto a varias segundas opciones en rebotes largos, dieron como fruto un parcial, contundente, de 4-18 para obligar al Canarias de nuevo a iniciar otra escalada (36-45). Y lo hizo el Canarias, que se volvió a meter en el partido antes del descanso (42-47) para continuar con la reacción en el tercer cuarto.

La escuadra lagunera subió su intensidad en defensa y logró colocarse por delante en el electrónico gracias a su acierto en ataque (70-65). Con los aurinegros ofreciendo una versión más acorde a su extraordinario nivel, los árbitros comenzaron a erigirse en tristes protagonistas, lo que motivó la clara contestación de la Fiebre Amarilla, especialmente a raíz de la expulsión de Huertas, al que previamente habían señalado una antideportiva y fue castigado con una segunda técnica por un supuesto flopping.

Ese fue el punto de inflexión. La primera descalificación de Marcelinho Huertas en su larga trayectoria deportiva y la posterior eliminación de Georgios Bogris por cinco faltas puso al Canarias al borde del abismo. No se rindieron los de Vidorreta (79-80), pero el Nymburk sacó provecho de una defensa zonal y de las circunstancias en las que se desarrollaban esos minutos finales. Incluso peligró el basket average para los aurinegros (80-89), aunque dos tiros libres de Santi Yusta y una canasta de Dani Díez, tras robo de balón, impidió que el mal fuera a mayores.