El Canarias regala el partido al Gipuzkoa en una segunda parte infame (88-92)

0
775
  • El Canarias perdió de manera incomprensible un partido que ganaba con solvencia al descanso (56-35).
  • Las preocupantes ausencias de los aurinegros durante bastantes minutos de los partidos, pone en serio peligro la participación de los canaristas en el playoff por el título.
  • Una vez más, quedó evidenciado que Fotis Katsikaris no cuenta con Davin White.
__________
José Luis Hernández @JoseLuisHdezT7
Fotos: ACB Photo/ A. Pérez.

La Laguna (Tenerife), 11 de abril de 2018 - El Canarias perdió de manera incomprensible un partido que ganaba con solvencia con un claro 60-38 a los 21 minutos. Una segunda parte horrible de los locales, con muchos ataques desperdiciados así como una nula intensidad defensiva, sellaron una derrota tan inesperada como dolorosa. El equipo lagunero tiene un poco más lejos, aunque no imposible claro está, clasificarse entre los ocho primeros en esta edición de la Liga Endesa. Los vascos solo estuvieron dos veces por delante en el marcador, a los 3 minutos y a los 38. Tremendo.

El acierto en ambas squadras fue la constante de los primeros minutos de juego (8-10, minuto 3). La Fiebre Amarilla comenzaba a prometérselas muy felices cuando los jugadores del Teide en el pecho afinaron su puntería desde el perímetro. Al contrario de otros encuentros, los aurinegros estuvieron finos en el tiro exterior y firmaron, de la mano de Tim Abromaitis y Josh Akognon, un parcial de 11-0, lo que motivó que Porfirio Fisac solicitara el primer tiempo muerto del choque (18-13, minuto 6). La Fiebre Amarilla, menos numerosa al tratarse de una jornada entre semana, vibraba con el buen inicio de los aurinegros pero, para desgracia de todos, sólo se trataba de un espejismo.

Josh Akognon se erigió en el protagonista del primer cuarto. El nigeriano estaba afortunado, especialmente desde más allá del arco de los 3 puntos. El parcial se iba incrementando, 14-0, hasta que el donostiarra Clarck anotó un triple, respondido con otro por Ferran Bassas (26-18, minuto 9). Se llegaría a la conclusión del primer cuarto con un triplazo del ex canarista Dani Pérez para Gipuzkoa Basket (28-21, minuto 10).

Bajó el ritmo en el inicio del segundo cuarto. Clarck tomó la batuta de su equipo y a partir de ese momento los blanquiazules comenzaron a acercarse en el marcador, ante la falta de puntería de los aurinegros (31-25, minuto 12). Akognon seguía anotando, y con un triple casi desde el aparcamiento del Santiago Martín, rompió la sequía anotadora tinerfeña, que ya rondaba los tres minutos, sumando el punto número 17 en su haber (34-26, minuto 14).

A partir de ese instante el Canarias fue a por el partido, gracias a la continuidad en las prestaciones de Akognon y en la aportación, desde el banquillo, de "Air Senegal" Niang. Los vascos se vieron sorprendidos por un auténtico vendaval anotador de los locales, e intentaron, de forma estéril, dar réplica. La Fiebre Amarilla comenzaba a ver como el número de victorias de los suyos se incrementaría, pero los partidos duran cuarenta minutos. Los de La Laguna anotaron un parcial de 20-9 en los cinco minutos finales, lo que les dio una renta amplia al descanso (56-35). Nadie pensaba en lo que sucedería después del regreso a la pista.

"Es el momento", dijo Fisac a sus jugadores. Los de Donostia comenzaron a buscar los lanzamientos triples mientras los laguneros metían balones interiores, aprovechando los buenos minutos de Niang (60-38, minuto 21). Gipuzkoa comenzó su remontada, el Canarias se evadió del encuentro y los visitantes lo aprovecharon para acercarse en el marcador, obligando a Katsikaris a detener el partido (62-48, minuto 23). Los seguidores aurinegros empujaban a los suyos pero ni con esas.

A pesar de anotar 4 puntos consecutivos tras el tiempo muerto, Tim Abromaitis y Mike Tobey, que ampliaban el resultado (68-50, minuto 25), las cosas no pintarían bien para los de Aguere. Cuando todo parecía indicar que el camino hacia la victoria podía allanarse, el doctor Jekyll se convirtió en Mr. Hyde. Allen, sigue siendo muy Rosco, sufría un golpe en su muñeca y ya no volvería a saltar al parqué de La Hamburguesa. Esa circunstancia dejó, aún más, a los isleños en estado de "shock", lo que aprovechó Gipuzkoa para acercarse en el marcador y dejar la diferencia establecida en la barrera psicológica de los diez puntos al acabar el tercer periodo (73-63).

Casi por sorpresa, Katsikaris puso en pista a Davin White. El griego, que parece tener algo más allá de lo deportivo con el estadounidense, le dio un minuto de juego y lo sentó tras una pérdida de balón del jugador de Phoenix. Ahí acabó la participación del '34' aurinegro en el día de hoy. Ustedes mismos...

El Canarias, cual Titanic, ya había chocado con su particular iceberg. Para colmo de males, los de Euskadi salieron muy serios en defensa, colocándose a tan sólo cinco puntos (75-70, minuto 32). Los nervios se apoderaban de los jugadores, del banquillo y de la grada. No era para menos, Gipuzkoa había recortado 17 puntos.

La afición lagunera animaba y el Canarias trató de frenar el ímpetu de Gipuzkoa gracias al acierto ofensivo de Tim Abromaitis, momento en el que Katsikaris pidió tiempo muerto para tratar de ajustar las ideas aurinegras, ya bastante perdidas en aquellos instantes (77-70, minuto 33).

Una vez más, el Canarias había mostrado su cara más irregular. Los vascos se habían colocado a sólo dos puntos de los canarios, liderados por Dani Pérez y Van Lacke (82-80, minuto 37). Los canaristas habían tirado por la borda una renta que llegó a ser de veintidós puntos.

En los últimos instantes del partido, los vascos, para sorpresa de todos, se colocaron por delante en el videomarcador (82-83, minuto 38), y el barco comenzaba a hundirse. Un triple del activo Clarck dejó mudo al Santiago Martín, que había pasado de la euforia inicial al cabreo generalizado, al ver como sus jugadores entregaban el partido envuelto en papel de regalo (85-88, minuto 39). La continuidad de la espesura en ataque de los aurinegros, sumado a dos tiros libres errados por Niang, partieron al Titanic por la mitad. El barco lagunero estaba condenado (88-92).

Baskonia espera a los laguneros en la próxima jornada, y este equipo, capaz de lo mejor y de lo peor, mucho tendrá que pelear para poder entrar en el playoff por el título de la Liga Endesa.

Puede consultar aquí  las ESTADÍSTICAS del encuentro.