Toca remontar en La Laguna (69-57)

0
613
BCL Photo
  • Iberostar Tenerife pierde en Patras y tendrá que apelar a su orgullo y calidad para tratar de superar la eliminatoria europea en casa
  • Se ha perdido una batalla pero no la guerra

Por José Luis Hernández / Fotos: BCL Photo
La Laguna, 06 de marzo de 2019

BCL Photo

El Canarias tendrá que tirar de casta, orgullo y heroica la próxima semana en el Santiago Martín, si quiere acceder a los cuartos de final de la Basketball Champions League. Los canaristas, en un mal encuentro, han caído ante los helenos del Promitheas Patras (69-57), en el partido de ida de los octavos de final de la máxima competición organizada por la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA), por lo que tendrán que ganar por una diferencia de trece o más puntos si quieren seguir vivos en Europa.

El equipo tinerfeño, muy alejado de su mejor versión, presentó un paupérrimo 15% de acierto desde más allá del arco de los tres puntos, una de sus grandes armas ofensivas, ante un Promitheas que se fue hasta el 42%. Los locales, liderados por Tony Meier y Nikos Gkikas con 22 y 14 puntos respectivamente, fueron por delante prácticamente, todo el encuentro.

Rodrigo San Miguel fue de la partida en el quinteto inicial canarista tras su ausencia, el pasado sábado, en Zaragoza. Promitheas salió muy metido en el encuentro y Meier se encargó de firmar los primeros cinco puntos de los griegos (5-2, minuto 2), en un inicio espeso, con muchos errores en el lanzamiento por parte de ambas escuadras, pero con los de blanco y naranja mejor posicionados sobre el parqué.

Poco tardó Promitheas en poner la directa. Meier continuó anotando y pronto doblaron a los canaristas en el electrónico (14-7, minuto 6). Vidorreta comenzó a rotar el banquillo en busca de soluciones, entraron Bassas y Brussino, para acercar a los laguneros (14-11, minuto 8). Mientras Meier y Lypovyy siguieron sumando para los del ex aurinegro Tsairelis, el Canarias solo explotaba el poder en la pintura de Colton Iverson, finalizando el primer cuarto con seis puntos de desventaja para los tinerfeños (21-15).

Sin funcionar el lanzamiento desde más allá de la línea de 6,75 los locales apretaron los dientes en defensa, especialmente la de Ellis sobre Niang. Los aurinegros se colocaron en zona tras el 23-15 y Meier, que llevaba anotados la mitad de los puntos de su equipo, volvió a clavarla desde la línea de tres puntos (28-17, minuto 12), para establecer la diferencia por encima de la barrera psicológica de los diez puntos.

La reacción lagunera vino de la mano del estadounidense White. El bueno de Davin tiró de oficio para anotar seis puntos de manera consecutiva y meter a los suyos nuevamente en el partido (30-25, minuto 14), pero los griegos no se «cortaron un pelo» y contestaron con otros dos lanzamientos de idéntico valor (36-25), cuando restaban poco más de 4 minutos para llegar al descanso, pero antes Meier, convertido en una auténtica pesadilla para los de La Laguna, anotó el punto número 18 en su haber particular por lo que Vidorreta se vio forzado a parar el partido en forma de tiempo muerto.

A pesar de la defensa sobre Meier ordenada por el técnico vasco la ventaja local continuaba aumentando, con los canaristas atascados en ataque, más de cuatro minutos sin sumar un solo punto, y Gkikas en esta ocasión, anotando de tres (41-25, minuto 18). Iverson, el mejor de los aurinegros una vez más, fue sancionado con una falta técnica por protestar (45-27, minuto 19), finalizando la primera parte con una desventaja de 16 puntos para los de Aguere (47-31).

No cambió en demasía el decorado tras regresar de los vestuarios. El Canarias falló sus dos primeros ataques pero le quedó el consuelo de que los locales tampoco sumaron. Con los griegos clavados en el punto 47, los canarios aprovecharon para rebajar la diferencia en el videomarcador y ponerse a diez puntos (47-37, minuto 24), con un parcial de 0-8. Saiz y Richotti, inéditos hasta ese momento, se sumaron al quinteto aurinegro con los del Santiago Martín perdiendo por 15 puntos (52-37).

No parecía salir nada del juego al que nos tiene acostumbrados el Canarias y los griegos, sabedores de la dificultad de vencer en el Santiago Martín, se volvieron a ir hasta los 16 puntos de ventaja (55-39, minuto 28), justo antes de que comenzara el último cuarto de esta primera obra, con dos estadísticas demoledoras: Promitheas lucía un 53 % de acierto en el lanzamiento triple mientras el Canarias solo un pobre 14 %. Colton Iverson anotó cuatro tiros libres en dos jugadas consecutivas que acercaron, de forma mínima, a los tinerfeños (57-45), finalizando el tercer cuarto con el referido marcador.

Se inició el último cuarto con dos tiros libres fallados por Davin White en el intento, casi desesperado de los hombres de Vidorreta, de rebajar la distancia en los guarismos, casi pensando en el partido de vuelta en Tenerife. Aunque los visitantes fueron capaces de colocarse a diez puntos (59-49), Lypovyy otra vez de tres, volvió a colocar a los laguneros en la realidad (62-49, minuto 34), dando paso a casi 4 minutos donde los aurinegros no fueron capaces de incrementar su tanteador. El objetivo, entonces, pareció ser el perder por menos de diez puntos, pero no se logró (69-57). La escuadra aurinegra ha perdido hoy una batalla en Patras, pero quiere ganar la guerra en La Laguna. Toca remontar en casa dentro de una semana.

Consulte aquí las estadísticas del partido.