Opinión. Entre canastas y letras, reflexiones en el día de San Francisco de Sales

0
864
San Francisco de Sales, patrón de los periodistas y escritores

Por José Luis Hernández. Fotos: Cedidas.

Aguere-La Laguna (Tenerife), 24 de enero de 2024.

Actualizado a las 19.20 GMT+1

Aprovecho este veinticuatro de enero para tejer unas pocas palabras en el día dedicado a San Francisco de Sales, patrón de los periodistas y escritores. En mi caso particular, el mundo del baloncesto ha sido siempre mi arena, y las letras además de la voz, mis herramientas para narrar historias dentro y fuera de la cancha. De ayer y de hoy. De siempre.

Ser periodista de carrera especializado en baloncesto y escritor de literatura deportiva en estos tiempos es un desafío constante. Créanme. La pasión por este deporte, y especialmente por el Club Baloncesto Canarias, sus hazañas y sus protagonistas, se mezcla con la cruda realidad de una profesión mal remunerada y siempre en el disparadero. Los destellos de la cancha de juego contrastan con las sombras de unos salarios que no reflejan, en absoluto, el esfuerzo y la dedicación que implica cada artículo, cada crónica, cada palabra escrita con el mismo ritmo con el que Marcelinho Huertas lidera un contraataque.

En el universo del baloncesto, donde la competencia es feroz, la presencia de intrusos profesionales se ha vuelto una cancha embarrada. Personas ajenas a la esencia del juego y a la escritura deportiva irrumpen, tratando de diluir la credibilidad y la pasión que los verdaderos profesionales y amantes de este deporte intentamos transmitir. La falta de reconocimiento y valoración de la especialización en baloncesto agrava aún más el panorama, por si todo lo anterior fuera poco.

Hoy, en el día de San Francisco de Sales, busco inspiración en su elocuencia y dedicación a las letras para enfrentar estos desafíos, que no son pocos. La defensa de la verdad, la ética periodistica y la calidad en cada palabra se convierte en mi mejor lanzamiento desde la línea de tiros libres ante las adversidades de la profesión que amo. Que en este día especial, la figura de San Francisco de Sales, sean creyentes o no, nos recuerde la importancia de perseverar con pasión y verdad en nuestra labor. Para eso estamos los periodistas, para buscar la verdad y difundirla. Espero que cada uno de mis artículos sea un triple que entre limpio y resuene más allá de los límites de la cancha, como los que anotan Sasu, Tim. Aaron o Kyle, y que las letras escritas con dedicación y conocimiento destaquen tanto como lo hace Gio Shermadini en la pintura, en un mundo, por cierto, inundado de ruido informativo, postureo, falsedad y decepción.