La contaminación acústica obliga al Lenovo Tenerife a bajar a Santa Cruz

0
760
  • El Canarias, con motivo de la celebración de un campus deportivo en el pabellón Alberto Delgado, se ve obligado a abandonar el anexo Juan Ríos Tejera por la contaminación acústica que genera el mismo
  • Los laguneros comenzarán los entrenamientos colectivos este próximo lunes en el Pabellón Municipal de Deportes Quico Cabrera, históricamente territorio enemigo

Por José Luis Hernández / Fotos: Archivo

Milán (Italia), 13 de agosto de 2021

El Canarias jugó como visitante en la Copa del Rey 1986, disputada en Santa Cruz de Tenerife/Foto: Archivo SBC

El Club Baloncesto Canarias ha comunicado a través de sus redes sociales que su primer equipo, Lenovo Tenerife, se trasladará a la vecina ciudad de Santa Cruz de Tenerife para hacer uso del Pabellón Municipal de Deportes Quico Cabrera, una vieja instalación 'maquillada', se remozó en parte cuando fue subsede del Mundial Femenino de Baloncesto en el año 2018, que se convertirá en el escenario principal de sus entrenamientos colectivos.

Los canaristas, que de momento están realizando entrenamientos de carácter individual con los jugadores que ya han pasado el reconocimiento médico en el Pabellón Juan Ríos Tejera de La Laguna, bajarán al antiguo recinto deportivo chicharrero, inaugurado en 1974 y de infausto recuerdo para el canarismo así como testigo de numerosos y cruentos enfrentamientos deportivos en la década de los años 80 entre aurinegros y blanquiazules, en lo que será otra pretemporada atípica, esta vez con la circunstancia añadida de tener que hacer uso del mentado recinto deportivo por la utilización del Pabellón de Deportes de Tenerife Santiago Martín como centro de vacunación contra la pandemia de la Covid-19, lo que obligará a los de Aguere a entrenar en territorio enemigo, deportivamente hablando.

La opción de desarrollar los entrenamientos colectivos en el Juan Ríos Tejera de La Laguna, como era intención del club, se ha esfumado dado el alto nivel de contaminación acústica que genera el campus que se está desarrollando en el anexo Alberto Delgado, lo que impide un clima idóneo de tranquilidad y concentración para el desarrollo de los mentados entrenamientos, lo que ha obligado a los laguneros a buscar acomodo en una pista poco recomendable y que está muerta gracias a la ausencia de deporte de élite en la vecina ciudad.