Iberostar Tenerife quiere enamorar en la Copa

0
186
  • Los tinerfeños comienzan hoy su cuarto sueño copero consecutivo tras proclamarse Campeones de la Copa Intercontinental 2020

Por José Luis Hernández / Fotos: ACB Photo

Málaga, 14 de febrero de 2020

El Iberostar Tenerife quiere enamorar en la Copa y para ello sigue acumulando citas históricas. El equipo aurinegro afronta hoy viernes el cruce de cuartos de final de la Copa del Rey de Málaga 2020 ante Morabanc Andorra, un nuevo desafío para los laguneros que, al igual que el pasado fin de semana en el Mundial de Clubes donde se logró el título, afrontan con la máxima ilusión (Palacio de los Deportes Martín Carpena, 18.00 hora canaria, SuperBasket Canarias Radio en directo).

Tras su éxito en la Copa Intercontinental, los canaristas quieren rubricar su excelente estado de forma, y con la moral por las nubes, en la séptima participación del Club Baloncesto Canarias, cuarta consecutiva, en el evento más mediático del baloncesto a nivel estatal.

El conjunto lagunero afronta el partido pendiente de la evolución de Dani Díez, con molestias en la zona lumbar, así como de molestias puntuales de Konate y Shermadini, que se 'dejaron la piel' en la cita Intercontinental, conscientes de que tendrán enfrente un escollo muy difícil de batir.

Argumentos andorranos, identidad canaria

La dirección del playmaker Clevin Hannah; un perímetro de lujo gracias a las aportaciones de Senglin, Todorovic, Massenat... sumado a la polivalencia de Walker o Bandja y una rotación interior muy completa con Diagné ejerciendo de líder, amén de Dejan Musli, serán algunos de los argumentos a contrarrestar por los laguneros. En los del Principado de Andorra será baja Jelinex, por un virus.

Para frenar el potencial andorrano, el equipo canarista tratará de imponer sus señas de identidad: crecer desde su fortaleza defensiva, intentar controlar las pérdidas y la batalla del rebote; además de jugar con criterio y generosidad en ataque, buscando siempre al compañero mejor situado. Por ahí, pasan las opciones de una escuadra, la tinerfeña, que sueña con el pase a semifinales en una eliminatoria de lo más abierta, al cincuenta por ciento, tal y como citaba el gran Shermadini.