Hereda San Pablo Burgos se proclama bicampeón de la BCL

0
230
  • El conjunto de Joan Peñarroya revalidó el título continental tras imponerse al Pinar Karsiyaka turco en un ajustado encuentro

    Agencia EFE / Fotos: BCL Photo

    09 de mayo de 2021

¡Bicampeones! El Hereda San Pablo Burgos sigue haciendo historia. Tras ganar la pasada edición de la Basketball Champions League, tan solo unos meses después, los de Joan Peñarroya han revalidado título al imponerse al Pinar Karsiyaka turco por un ajustado 64-59.

Tal y como reza el dicho popular, las finales no se juegan, se ganan. Y en eso, el San Pablo Burgos se ha convertido en un auténtico especialista. quizás no juegue demasiado bonito (al menos, hoy, aunque tampoco era el día), pero sabe ganar.

Conscientes de lo que se estaban jugando, los dos conjuntos saltaron a la cancha con los nervios (y el desacierto) clásicos de los finales. Costaba que las canastas subieran al marcador y, a pesar de que ninguno de los dos logró distanciarse en exceso en el marcador (hasta el 8-8 prácticamente solo hubo intercambio de canastas), las mayores diferencias (+4) fueron a favor del Burgos con el 13-9 y el 15-11, gracias a las canastas de Renfroe (5 puntos en el cuarto inicial) y Rivero (4).

Por el bando turco, M’baye, autor de 7 de los 13 puntos de su equipo, lograba mantener a flote a los de Ufuk Sarica, que se fueron al primer descanso con solo dos puntos de desventaja (15-13).

El Pinar golpea primero pero el Burgos resiste

En el segundo cuarto, fue el Pinar el que salió más entonado, y un parcial de 0-6 obligó a Joan Peñarroya a pedir un tiempo muerto. Un triple de Horton y un 2+1 de Benite devolvieron la igualdad (21-21) y de ahí hasta el descanso ninguno de los dos finalistas logró una ventaja superior a los 4 puntos (29-25 tras una nueva canasta de Renfroe), pero otro 2+1, en esta ocasión de Morgan, dejó el marcador final antes del descanso en un ajustado 29-28. Todo se iba a decidir en los segundos 20 minutos de partido.

El Burgos se pone el mono de trabajo

Tras la reanudación, el Burgos tiró de ‘galones’ (o experiencia) y consiguió volver a colocarse con 5 puntos de ventaja, tras 4 puntos consecutivos de su pívot Dejan Kravic (35-30), una diferencia que se amplió unos minutos después, tras un triple de Omar Cook (43-37). Dos tiros libres de Vitor Benite dejaron la ventaja burgalesa en un +7 (46-39) al final del tercer cuarto. El Burgos estaba a 10 minutos de repetir título de la BCL.

A 10 minutos de repetir título

Pero cuando más cerca parecía tenerlo el conjunto español, un parcial de 0-5 favorable al Pinar, tras un triple de Kennedy y un mate de M’Baye (auténtica pesadilla para el Burgos, con sus 17 puntos) devolvieron la igualdad al marcador (46-44). Y los de Ufuk Sarica no se íban a quedar ahí. Los turcos ‘olieron sangre’ y tras un intercambio de canastas, Morgan y Henry firmaron otro parcial favorable a los otomanos, que se colocaron por delante en el marcador (51-53) por primera vez en el partido. Quedaban 5 minutos de final y el Burgos estaba casi KO. Joan Peñarroya lo sabía y no dudó en pedir un tiempo muerto vital. Casualidad o no, tras recibir las órdenes del técnico de Terrassa, el San Pablo fue capaz de encadenar un 2+1 de Rivero, un triple de Benite y un espectacular ‘alley hoop’ de Kravic.

Parcial del 8-1 y del 51-53 se pasó al 59-54

Ahora el tiempo muerto era de Sarica. Y también resultó: triple de casi 8 metros y mate posterior de M’Baye y, de nuevo, había partido: 60-59 a falta de un minuto. Y ahí, sí que ha demostrado el San Pablo Burgos que sabe jugar las finales: un canastón de Renfroe, unos ‘dobles’ dudosos de M’Baye y un par de tiros libres decisivos de Benite sentenciaron la final (64-59). Los burgaleses eran, ahora sí, bicampeones de la Basketball Champions League. Y para completar la fiesta, su capitán, el brasileño Vitor Benite (15 puntos), fue escogido MVP de la final.

El Casademont Zaragoza acaba tercero (89-77)

El Casademont Zaragoza, tras rearmarse moralmente, acabó en tercera posición su participación en la "Final a Ocho" de la Liga de Campeones después de imponerse en la lucha por el tercer y cuarto puesto al conjunto francés del Estraburgo. El equipo aragonés logró su mejor clasificación en la Liga de Campeones, ya que la pasada temporada acabó en cuarto lugar, tras no haber podido acceder a la final el pasado viernes ya que cayó con el Pinar Karsiyaka en las semifinales.

El conjunto que entrena Luis Casimiro supo sobreponerse el varapalo moral de quedar fuera de la final y se llevó un partido en el que dio la sensación de que los aragoneses quisieron competir y llevarse la medalla de bronce y lo consiguieron liderados por el canadiense Dylan Ennis, que anotó 24 puntos y valoró en 26 créditos pero también con el juego coral de un equipo con cinco jugadores con diez o más puntos anotados y con seis con diez o más créditos de valoración.

El conjunto aragonés volvió a comenzar el partido, como ya parece ser una costumbre, por debajo en el marcador ante un equipo francés más entonado, aunque mediado el primer cuarto y empujado por un acertado Dylan Ennis, tanto en los tiros como en asistencias, le dio la vuelta a la situación llegando a tener una renta de 6 puntos (20-14) en el último minuto del primer parcial.

Los galos evitaban que el equipo aragonés se marchase en el marcador gracias a su acierto en los triples, a más de un despiste defensivo de los maños y a segundas oportunidades en el rebote pero el acierto en tiros de dos puntos del Casademont Zaragoza (65 %) estiró la ventaja hasta los diez (34-24) en el minuto 16.

La intensidad subió a la vuelta de vestuarios por parte de ambos pero los zaragozanos aguantaron bien el empuje del Estrasburgo y al término de este parcial marcaron la máxima a su favor (67-55).

Dos técnicas en la misma jugada a Rasheed Sulaimon a poco de comenzados los últimos diez minutos supusieron un parcial de 0-8 y el conjunto de Lassi Tuovi colocándose a solo cuatro (67-63).

Lejos de perder los papeles o de que se le hiciera de noche, como le ocurrió en la semifinal contra el Pinar Karsiyaka, el Casademont Zaragoza supo rehacerse, a pesar de tener muchos problemas con la pegajosa presión francesa, para acabar ganando con claridad.

Muchos nervios y desacierto de ambos equipos

Conscientes de lo que se estaban jugando, los dos conjuntos saltaron a la cancha con los nervios (y el desacierto) clásicos de los finales.

Costaba que las canastas subieran al marcador y, a pesar de que ninguno de los dos logró distanciarse en exceso en el marcador (hasta el 8-8 prácticamente solo hubo intercambio de canastas), las mayores diferencias (+4) fueron a favor del Burgos con el 13-9 y el 15-11, gracias a las canastas de Renfroe (5 puntos en el cuarto inicial) y Rivero (4).

Por el bando turco, M’baye, autor de 7 de los 13 puntos de su equipo, lograba mantener a flote a los de Ufuk Sarica, que se fueron al primer descanso con solo dos puntos de desventaja (15-13).

El Pinar golpea primero pero el Burgos resiste

En el segundo cuarto, fue el Pinar el que salió más entonado, y un parcial de 0-6 obligó a Joan Peñarroya a pedir un tiempo muerto.

Un triple de Horton y un 2+1 de Benite devolvieron la igualdad (21-21) y de ahí hasta el descanso ninguno de los dos finalistas logró una ventaja superior a los 4 puntos (29-25 tras una nueva canasta de Renfroe), pero otro 2+1, en esta ocasión de Morgan, dejó el marcador final antes del descanso en un ajustado 29-28.

Todo se iba a decidir en los segundos 20 minutos de partido.

El Burgos se pone el mono de trabajo

Tras la reanudación, el Burgos tiró de ‘galones’ (o experiencia) y consiguió volver a colocarse con 5 puntos de ventaja, tras 4 puntos consecutivos de su pívot Dejan Kravic (35-30), una diferencia que se amplió unos minutos después, tras un triple de Omar Cook (43-37).

Dos tiros libres de Vitor Benite dejaron la ventaja burgalesa en un +7 (46-39) al final del tercer cuarto. El Burgos estaba a 10 minutos de repetir título de la BCL.

A 10 minutos de repetir título

Pero cuando más cerca parecía tenerlo el conjunto español, un parcial de 0-5 favorable al Pinar, tras un triple de Kennedy y un mate de M’Baye (auténtica pesadilla para el Burgos, con sus 17 puntos) devolvieron la igualdad al marcador (46-44).

Y los de Ufuk Sarica no se íban a quedar ahí. Los turcos ‘olieron sangre’ y tras un intercambio de canastas, Morgan Henry firmaron otro parcial favorable a los otomanos, que se colocaron por delante en el marcador (51-53) por primera vez en el partido.

Quedaban 5 minutos de final y el Burgos estaba casi KO. Joan Peñarroya lo sabía y no dudó en pedir un tiempo muerto vital.

Casualidad o no, tras recibir las órdenes del técnico de Terrassa, el San Pablo fue capaz de encadenar un 2+1 de Rivero, un triple de Benite y un espectacular ‘alley hoop’ de Kravic.

Parcial del 8-1 y del 51-53 se pasó al 59-54.

Ahora el tiempo muerto era de Sarica. Y también resultó: triple de casi 8 metros y mate posterior de M’Baye y, de nuevo, había partido: 60-59 a falta de un minuto.

Y ahí, sí que ha demostrado el San Pablo Burgos que sabe jugar las finales: un canastón de Renfroe, unos ‘dobles’ dudosos de M’Baye y un par de tiros libres decisivos de Benite sentenciaron la final (64-59).

Los burgaleses eran, ahora sí, bicampeones de la Basketball Champions League. Y para completar la fiesta, su capitán, el brasileño Vitor Benite (15 puntos), fue escogido MVP de la final.

¡Felicidades, campeones!