• En el histórico primer concurso de mates de la NBA, Larry McNeill, que años después jugaría en el Velázquez Canarias, se proclamó subcampeón.

Fotos: Archivo / SuperBasket Canarias.  José Luis Hernández (sbc) La Laguna (Tenerife)

Los canaristas de la vieja escuela, los que se unieron a la fiebre amarilla allá por la década de los años 70 y 80 del siglo pasado, se acordarán bien del primer americano que jugó con la camiseta aurinegra en la entonces denominada, no existía la Liga ACB, División de Honor. Se trataba de Larry McNeill un jugador, y mejor persona, que en los albores de los 80 se convirtió, junto a Carmelo Cabrera, en un ídolo absolutamente inolvidable para el canarismo. Lo que poca gente sabe es que este icono aurinegro disputó la final del primer concurso de mates de la NBA en la temporada 1976-77.

Los Kansas City-Omaha Kings lo habían elegido en la vigésimo quinta posición del Draft de la NBA en 1973 y con esta franquicia disputó tres temporadas, la mejor de ellas la 1974-75, en la que promedió 9,8 puntos y 6,2 rebotes por partido. En 1976 fue traspasado a los Nets, que por aquel entonces jugaban en New York, a cambio de una tercera ronda del draft pero sólo disputó 8 partidos, en los que promedió 7,5 puntos y 3,3 rebotes, antes de ser cortado. Semanas después fichó, como agente libre, por Golden State Warriors, donde acabó la temporada con 5,4 puntos y 3,1 rebotes.

Larry McNeill, en su etapa como jugador canarista
Larry McNeill, dorsal número 15, en su etapa como jugador canarista / Archivo SuperBasket Canarias

Antes de finalizar la temporada Larry, apodado "El Halcón" por sus vuelos estratosféricos, disputó la primera final de un concurso de mates de la NBA. Organizado por la cadena estadounidense CBS entre algunos de los mejores especialistas de la competición norteamericana, se disputó en el descanso del sexto partido de las series finales que enfrentaba a Portland Trail Blazers con Philadelphia 76ers.

Darnell Hillman, conocido por "Mr. Mate" se enfrentó al, posteriormente canarista, tras haber eliminado, ambos, a jugadores de la talla de Moses Malone o Kareem Abdul-Jabbar. Larry no pudo con la espectacularidad de Hillman aunque dejó mates de bella factura para el recuerdo. Para la historia, el bueno de Larry que falleció en 2004, la única vinculación de un jugador que en su carrera deportiva vistiera la elástica aurinegra con un concurso de mates de la mejor liga del mundo, la NBA.