(68-69) Eurobajona

0
534
  • Lenovo Tenerife cae ante el Hapoel y se queda fuera de la final.

Por José Luis Hernández – Foto: BCL Photo-E. Cobos

Málaga (Andalucía), 12 de mayo de 2023

Adiós al sueño aurinegro de revalidar el título europeo. Hapoel Jerusalem es el primer finalista de la Liga de Campeones de Baloncesto (BCL) tras vencer este viernes en el Palacio de Deportes Martín Carpena de Málaga a un desconocido, por momentos, Canarias por 68-69, en un partido donde rozaron la remontada e incluso Fitipaldo pudo darles el triunfo en un lanzamiento desde más allá de la línea de tres puntos que no entró.

Fue un partido marcado por la intensidad y la igualdad, sobre todo defensiva, y esa la impuso más que nadie el equipo israelí, un Hapoel de excesos, para bien y para mal, apoyado en la grada por un grupo numerosísimo de impresentables que poco entienden del respeto y la educación y sí más de insultar y de comportarse como salvajes en un recinto deportivo, no escatimaba en esfuerzos, en apretar el acelerador aunque a veces se pasaran de frenada. Y si no que se lo pregunten a Marcelinho Huertas y Gio Shermadini, a los que dieron leña durante los cuarenta minutos de juego.

Es lo que conlleva haber jugado esta semifinal como si estuvieran en un asentamiento israelí, uno de esos que los ha hecho tristemente famosos, ubicado en una de las esquinas del Palacio de los Deportes Martín Carpena de Málaga con unos dos mil de sus seguidores que retumbaban el pabellón a golpe de bombo y cánticos, algunos de ello ofensivos hacia el Canarias.

Ese fanatismo externo es un reflejo de cómo juega el equipo de Jerusalén, que lograba contrarrestar la paciencia y la solidez de un doble campeón de esta competición como el Lenovo Tenerife, que empezó bien pronto marcando el terreno de la canasta con los puntos de sus interiores más dominantes, Gio Shermadini y Fran Guerra.

El Canarias se sobrepuso a esa puesta en escena del rival y aplicó la inteligencia de la que hablaba Marcelinho Huertas en la previa como una de los ingredientes para la victoria; así, en un abrir y cerrar de ojos colocaron el 25-17 en el segundo cuarto, la máxima diferencia que alcanzarían en la primera parte. Pero el Hapoel se sintió con fuerza para ir recortando distancias hasta marcharse al descanso ganando y minando el plan de Txus Vidorreta, que vio cómo su equipo se perdió en la espesura nada más volver al parqué, cuanto menos preocupante. Dos triples consecutivos de Khadeen Carrington, el Hapoel se colocó diez puntos arriba en un tramo meteórico (32-42).

El equipo canario, demasiado dependiente de Shermadini como opción en ataque, sufrió una sangría difícil de remediar: se vio perdiendo de 15 puntos (37-52) a poco de terminar el tercer cuarto, y el acierto de los exteriores Brandon Brown y Levi Randolph seguía en aumento.También la cera que le repartían a los laguneros. Los isleños necesitaban atravesar la telaraña defensiva israelí, y requería más de Marcelinho Huertas, de Jaime Fernández, de Bruno Fitipaldo y otras variantes para alcanzar a su rival, extramotivado, crecido y con una ventaja de diez puntos para encarar el último cuarto.

Un triple de Bolmaro y otro de Elgin Cook a 6 minutos para el final dieron alas al Lenovo Tenerife, que acechaba a su rival: primero a ocho, luego a cinco puntos de distancia, más tarde a tres con un tiro exterior de Doornekamp y casi sin respiro, un tiro en suspensión del incombustible Huertas para el 57-58 a falta de cuatro minutos para el final. Con el partido en un puño, la rabia y contundencia de Fran Guerra, que capturó el rebote y convirtió un dos más uno para hacer rugir a los cientos de componentes de la Fiebre Amarilla desplazados desde Tenerife, que vieron a su equipo de nuevo por delante (59-58) desde que se diluyeran en el segundo acto.

El tramo final fue una tragedia para los intereses canaristas. Más incómodo el Hapoel que el Lenovo Tenerife, la defensa que puso tierra de por medio el equipo de Vidorreta fue el mejor ataque. Sucedió entonces un carrusel de emociones: triple del ala-pívot Siim-Sander Vene en la cara de Marcelinho, puerta atrás del brasileño para engordar su cuenta personal, otra y otra de Huertas, un triple más tiro adicional de Vene para responder y 67-67 con 47.6 segundos por jugarse. Falló un tiro libre Shermadini y respondió el escurridizo Carrington para voltear el marcador y liderar al Hapoel (68-69); tuvo el último tiro Bruno Fitipaldo, desde el 6’75, para certificar la remontada, pero tan sólo tocó aro, para disgusto del Canarias y de la Fiebre Amarilla. ¡Qué bajona!

Ficha técnica

68 – Lenovo Tenerife (18+12+12+26): Huertas (20), Salin (3), Cook (1), Doornekamp (6), Guerra (7) -cinco inicial-, Fernández (1), Sastre (0), Bolmaro (3), Fitipaldo (5), Abromaitis (4) y Shermadini (18).

69 – Hapoel Jerusalem (15+19+18+17): Smith (2), Randolph (12), Hankins (6), Mejeris (1), Cornelius (0) -cinco inicial-, Carrington (19), Brown (11), Segev (1), Vene (15) y Blayzer (2).

Árbitros: Manuel Mazzoni (Italia), Ademir Zurapovic (Bosnia), Martin Kozlovskis (Letonia).

Incidencias: Primera semifinal de la Liga de Campeones FIBA disputada en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena.

Galería fotográfica