Iberostar Tenerife quiere seguir sumando victorias

0
219
  • El cuadro castellano de los ex jugadores aurinegros Ferrán Bassas y Thad McFadden, se enfrentarán a un Canarias de muchos kilates

Por José Luis Hernández / Fotos: CB Canarias y ACB Photo

La Laguna (Tenerife), 09 de noviembre de 2019

Bassas en su etapa como canarista/ACB-Photo-Á-Pérez

El primer equipo del Club Baloncesto Canarias, Iberostar Tenerife, quiere seguir sumando victorias, esta vez como local y frente al peligroso San Pablo Burgos, un rival venido a menos en las últimas semanas pero que pondrá las cosas difíciles a los hombres de Vidorreta en el partido de esta tarde en La Laguna a las 19.30 horas.

El equipo aurinegro, tras haber caído en casa ante el Kirolbet Baskonia, ha sumado dos nuevas victorias 'en la carretera' frente a Movistar Estudiantes, Liga Endesa, y Nymburk en la Liga de Campeones de Baloncesto.

La escuadra lagunera, que sigue evolucionando en su conjunción y juego, se encuentra en una envidiable cuarta posición de la competición doméstica con un balance de cuatro victorias y tres derrotas, mientras en la competición del viejo continente lidera el Grupo C con un palmarés inmaculado de cuatro victorias en otras tantas jornadas.

Txus Vidorreta puede contar con todos sus elementos, plantilla al completo, incluyendo al internacional francés Lahaou Konaté, que tuvo un estreno fantástico, BCL, en el partido jugado en la República Checa el martes pasado: 17 puntos y 8 rebotes. La profundidad del banquillo aurinegro sigue aportando a la causa y todos los baloncestistas suman en las actuaciones colectivas de este Iberostar Tenerife que lucha por meterse en la próxima edición de la Copa del Rey Málaga 2019.

El rival de esta noche, San Pablo Burgos también lleva un buen inicio de campaña: cuatro victorias y tres derrotas, al igual que los tinerfeño. En la Liga de Campeones de Baloncesto, Burgos es tras dos victorias y dos derrotas en el Grupo B, con dos ex jugadores aurinegros en sus filas: Ferrán Bassas y Thad McFadden. El base de Badalona es uno de sus baloncestistas más destacados, mientras el escolta estadounidense es un jugador de extremos, capaz de hacer lo imposible y fallar lo más fácil. La Fiebre Amarilla, que llenará el pabellón, llevará en volandas al equipo isleño.