El exaurinegro Saúl Blanco anuncia su retirada a los 36 años

0
335
  • El baloncestista asturiano jugó cuatro temporadas con la elástica amarilla y negra

Por José Luis Hernández y Agencias/ Fotos: ACB Photo

Aguere-La Laguna (Tenerife), 18 de mayo de 2021

El ex jugador del Club Baloncesto Canarias Saúl Blanco González (Oviedo, 16 de mayo de 1985), que tiene como última meta subir al equipo de su ciudad, el Liberbank Oviedo, a la Liga ACB, anunció ayer lunes su adiós al baloncesto profesional tras disputar más de 6.000 minutos en las canchas de la máxima categoría del baloncesto estatal, tras haber militado en clubes como Fuenlabrada, Unicaja de Málaga, Canarias o Real Betis.

En un emotivo acto en el que las lágrimas le pudieron en más de una ocasión y en el que reconoció que aunque el corazón le pedía seguir y la cabeza que lo intentase, Blanco, que disputó cuatro campañas en las filas aurinegras, subrayó que ha sido el cuerpo "el que ha dicho basta". "Hace 25 años tuve la suerte de jugar un partido de baloncesto por primera vez. Han pasado 18 temporadas desde que lo hice de manera profesional y ha habido muchos sacrificios, pero también muchas alegrías. Ninguna de las decisiones que he tomado ha sido tan difícil como esta", comentó el ex aurinegro.

Blanco, que cuenta con 36 años, dejará el baloncesto profesional tras los ‘playoff’ de ascenso a la Liga ACB en los que está inmerso su equipo y que le hará medirse este próximo viernes 21 de mayo al Leyma Coruña. La carrera deportiva del ovetense tocará fin antes del verano, pero lo hará tras ser profeta en su tierra y también en el baloncesto nacional, donde deja una huella de 6.006 minutos en la Liga ACB, con 8,1 puntos y 2,7 rebotes de promedio en la máxima categoría.

"Barajaba mi retirada desde hace tiempo, pero me decían que aún era joven. Son las lesiones que he sufrido en mi carrera las que me han llevado a tomar la decisión: la edad no se mide en el número de años que tienes, sino en el número de sonidos que haces cuando te agachas", bromeó. Rodeado de su equipo, y también de compañeros y técnicos de otras etapas de su carrera, aprovechó la ocasión para mostrar su agradecimiento a todos los que le han acompañado en el camino, en especial a su familia y a su agente Higinio, al que considera "un padre deportivo" tras 18 años de relación profesional.