El ascenso a la Liga EBA, veinticinco años después

0
1637
Los laguneros celebraron el ascenso en una de las fuentes principales de Don Benito/Foto: Archivo José Luis Hernández.
  • Aquel formidable grupo humano y deportivo, que no cobraba al ser amateur, logró devolver al Canarias a la competición estatal.

Por José Luis Hernández – Fotos: Archivo

Aguere-La Laguna (Tenerife), 30 de mayo de 2023

Actualizado a las 16.30 GMT+1

se cumplen veinticinco años del ascenso del primer equipo del Club Baloncesto Canarias desde la Primera División Autonómica a la Liga EBA. Ocurrió un 30 de mayo de 1998, Día de Canarias, presidiendo la entidad lagunera Roberto Marrero y teniendo en el banquillo a Jou Costa. Aquel sería el primero de cuatro ascensos en competiciones de ámbito estatal que poco a poco, con paso firme y seguro, devolvería a la entidad lagunera a la élite del baloncesto en el estado español.

Ese camino incluyó el ascenso, en el año 2002, a la LEB II, con Pocho Jerez de entrenador; nueve campañas después, se produjo el ascenso a la LEB I, curso baloncestístico 2006-07, ya con Alejandro Martínez en el banquillo; y en la 2011-12, el ansiado retorno a la Liga ACB, 21 años después de su última comparecencia en la competición  organizada por la Asociación de Clubes de Baloncesto.

El por entonces Bodegón Juanito Canarias, llevaba cuatro años compitiendo en las ligas de Segunda y Primera Autonómica. Al cierre de la liga regular de la Primera Autonómica 1997-98, el equipo aurinegro finalizaba primero con un balance de 20 victorias y solo 2 derrotas igualado a méritos con el RC Náutico, su eterno rival deportivo, pero con mejor basketaverage particular. El Canarias, lograba así, el pase a la fase de ascenso a EBA, que se celebró en Don Benito (Extremadura) del 27 al 31 de mayo.

El equipo lagunero quedó encuadrado en un grupo de cuatro equipos que se midieron entre sí en una liguilla de todos contra todos a una sola vuelta. El Canarias arrancó con derrota ante el Linense, a la postre campeón de la fase, por 88-102, pero luego encarriló su pase a los cruces definitivos con dos triunfos seguidos ante el Moraleja (98-74) y el Villanueva de Córdoba (87-63). Fue entonces cuando, el 30 de mayo del 98, se jugó el ascenso contra el primero del otro grupo, el anfitrión Don Benito, en un duelo que se decantaría del lado canarista.

La posterior final del domingo, ya con los dos finalistas ascendidos, sería para el Linense (72-84). Aquel proyecto contaba ya entre sus directivos con Guillermo Ramos, Florencio Álvarez y José Luis Hernández, quien esto escribe, así como con colaboradores como Juan Pedro Núñez y Félix Hernández, actual presidente aurinegro, que en junio de ese año entrarían a formar parte ya de la directiva de Roberto Marrero. También formaba parte ya de aquél equipo el actual médico del primer equipo, Conrado Rodríguez-Jaubert. Recuerdos de un largo y tortuoso camino que no se debe olvidar.