El Canarias cae ante Unicaja y dice adiós al sueño de las semifinales (71-61)

0
551
  • El Canarias cayó derrotado en Málaga (71-61) en el tercer partido de cuartos de final del playoff por el título de la Liga Endesa, y finalizó su magnífica campaña 2016-17.
  • Con su presencia en la Copa del Rey, cuartos de final del play off por el título de la Liga Endesa y habiéndose proclamado Campeones de la Basketball Champions League, los laguneros ponen un broche de oro a una temporada histórica.

Fotos: ACB Photo / José Luis Hernández (sbc) La Laguna (Tenerife)

Los aurinegros dieron todo lo que tenían sobre el parqué del Martín Carpena, todo, aunque acusaron la larga temporada y la serie de cuartos de final del playoff por el título ante un exigente Unicaja. Aunque se mantuvieron las diferencias en torno a los diez puntos hasta el final del partido, el Canarias no tuvo su día en el lanzamiento a canasta ni capacidad para poner contra las cuerdas a un rival que hoy demostró ser superior.

Vidorreta se llevó la pitada del "infierno verde" cuando fue presentado, como contestación a lo que en Málaga se entendió como la presión que quiso meter a los árbitros tras el primer partido de la serie.

El partido comenzó igualado, con todo el pabellón malagueño gritando a los aurinegros, metiendo presión, pero Aarom Doornekamp supo poner a los suyos por delante en el marcador (4-5). Brooks se encargó de dar la réplica (9-5, 5’) y Smith de doblar a los laguneros en el videomarcador (12-6, 6’). El Canarias lo siguió intentado desde su característica intensidad defensiva y pudo acercarse en el marcador gracias a las anotaciones de Bogris y Doornekamp (12-10, 7’), lo que motivó la solicitud de tiempo muerto por parte de Joan Plaza. Okouo y Dani Díez contestaron al parcial de 0-4 aurinegro (16-10, 8’), por lo que Vidorreta paró el partido. El marcador no se volvería a mover en el primer periodo, unos diez minutos intensos pero muy espesos en ataque.

Un triple de Nedovic abrió el segundo cuarto (19-12, 11’), pero se le indicó técnica por simular una falta, lo que encendió, aún más, el ánimo de los aficionados locales que ejercieron toda la presión que pudieron sobre los árbitros. Doornekamp anotó el tiro libre (19-13) pero el Canarias cuando veía aro era desde el exterior (19-15 a 7’45” del descanso), con solo cuatro puntos logrados en la zona, mientras Nedovic, con su segundo triple en el cuarto (22-15, 13’) colocaba a Unicaja siete puntos arriba. Los malagueños se aprovecharon de la espesura aurinegra para hacer un parcial de 8-2 (27-17, a 5’29” del descanso) y superar, por primera vez, la barrera psicológica de los 10 de ventaja.

No había manera de anotar por parte canarista aunque sí para Unicaja, que por medio de Carlos Suárez, con un nuevo triple, elevaba la renta a trece puntos (30-17, 16’). El Canarias se mostraba irreconocible, ausente, perdido en ataque y en defensa... y se quedó anclado en el punto diecisiete (32-17, 17’), encendiendo todas las alarmas antes del descanso. El oxígeno llegó al quinteto aurinegro de la mano de Tariq Kirksay, autor de cinco puntos, y Davin White (35-26), llegando al descanso con una desventaja de nueve puntos, respecto a los dieciséis que llegó a tener en contra (33-17).

Omic inició el tercer cuarto anotando cuatro puntos consecutivos (39-28, 22’) ante un Canarias que seguía buscando su juego, y que firmaba un pobrísimo 2 de 18 (11%) en lanzamientos de tres, una de las armas letales aurinegras.

Bogris sacó su orgullo y anotó cuatro puntos (39-32, 25’), pero no daba la impresión de que el Canarias se fuera a meter en el encuentro. Kirksay anotó un triple (41-35), pero fue contrarrestado por Díez y Lafayette (47-35, 27’). Los tinerfeños seguían insistiendo desde la línea de tres puntos por medio de San Miguel y Doornekamp, que acercaron a los canaristas a 6 puntos (47-41, 29’), aunque un 4-0 parcial local volvió a establecer la diferencia en diez puntos (51-41) a remontar en los últimos diez minutos.

Lafayette, jugador de confianza de Plaza, se encargaba de romper la ilusión de la remontada visitante cada vez que los de Vidorreta se acercaban en el marcador (54-43 y 58-46), manteniendo, siempre, la ventaja para Unicaja de Málaga, aunque, tempranamente, cometió su cuarta falta personal, con casi siete minutos por disputar.

Dos triples de los de La Laguna, San Miguel y Kirksay (60-52, 34’), fue contestado por Díez (63-52, 35’). El equipo aurinegro comenzó a anotar en la zona, y dos canastas seguidas de Fran Vázquez y Giorgios Bogris (63-56) hizo pensar en la aparición de un halo de inspiración aurinegra a tres minutos del final.

Kirksay falló un triple que hubiese puesto a los aurinegros a solo cuatro puntos, a 2’32” para el final del partido, y Díaz no falló en su lanzamiento (66-56) para sentenciar el partido a favor de los de verde. Se había pasado de la posibilidad de ponerse a cuatro a estar a diez puntos con apenas dos minutos en el videomarcador.

Quedaban dos minutos pero el partido ya se había acabado pàra los laguneros. Intercambio de triples, Nedovic y White (69-59) y tiros libres para Carlos Suárez y Fran Vázquez para finalizar una temporada para enmarcar.

Consulta las ESTADÍSTICAS del partido.