Una lamentable actuación arbitral da la victoria a Venezia (78-80)

0
373
BCL Photo
  • La permisividad del colegiado principal, con el juego sucio y violento, agresiones incluidas, de los italianos, frustró muchísimo al conjunto aurinegro que, por momentos, no puedo mantener la concentración
  • A pesar de todo, el Canarias salvó el basket average ante los transalpinos

José Luis Hernández / Fotos: BCL Photo
La Laguna, 16 de enero de 2019

 

BCL Photo

Iberostar Tenerife no pudo lograr la victoria ante Umana Reyer Venezia (78-80), en un partido intenso y duro marcado de principio a fin por la nefasta actuación arbitral, capitaneada por el colegiado principal Marius Ciulin. El rumano, bien secundado por el serbio Maricic y el eslovaco Kucelcik, permitió acciones durísimas a los jugadores transalpinos sobre los canaristas, más propias de la NFL, Liga de Fútbol Americano, que de una pista de baloncesto.

El conjunto lagunero no pudo amarrar el liderato del Grupo B de la Basketball Champions League, de forma definitiva, por lo que deberá esperar al menos una jornada más. El choque, que nunca tuvo ventajas amplias para ninguna de las dos escuadras, sólo dejó en La Laguna, como lectura positiva, salvar el basket average.

Un parcial inicial de 5-0 de los tinerfeños rompió la zona que propuso, de inicio, el técnico visitante Walter De Rafaelle, pero poco duraría la alegría en el bando aurinegro. Una clara agresión a Colton Iverson, al que tuvieron que dar nueve puntos de sutura, llevaría al MVP de la última jornada de la Liga Endesa al banquillo. Comenzaba el esperpéntico show arbitral y los problemas para los canaristas. Nico Richotti tiró de raza y se erigió en el estilete ofensivo de los fundados en 1939, anotó cinco puntos casi de forma consecutiva, pero Haynes, con dos triples, metió a los granates en el encuentro (9-6).

El partido entró en una fase de lanzamientos desde más allá de la línea de 6,75 hasta que un dos más uno de Haynes colocó a los de la ciudad de los canales por primera vez por delante en el videomarcador (18-20, minuto 9). En una acción posterior, "Air Senegal" Niang empató el match con un espectacular mate en el que le hicieron falta, no señalada por los colegiados, lo que motivó la protesta de Txus Vidorreta y el "mosqueo" generalizado entre la Fiebre Amarilla.

Sebas Saiz comenzó a dominar en la pintura a pesar de la dureza visitante, anotando seis puntos (26-26, minuto 13), pero un recibió un duro golpe en la cara que dio con el bravo jugador madrileño en el vestuario. Resultado, once puntos de sutura en el interior de su labio inferior. Venezia tenía claro que la complicidad arbitral le iba a dar buenos resultados, como así fue. Los italianos, especialistas en marrullerías, se movían como pez en el agua situándose por delante en el marcador gracias a su acierto desde la línea de tres puntos (30-36), y al hecho de ver como los árbitros frustaban a los canaristas rompiendo su concentración. Vidorreta, ante las circunstancias, trataba de recomponer el quinteto canarista con un tiempo muerto.

Los locales trataban de aguantar (38-45, minuto 19), aunque en esos momentos la defensa no brillaba a su mejor nivel concediendo triples a Haynes, Tonut y Daye. Iverson, que pudo regresar al parqué, y Staiger volvieron a meter a los aurinegros en el encuentro antes del receso (43-45).

Tras el descanso el partido siguió, para desgracia de los aurinegros, por los mismos derroteros, con los árbitros sacando de quicio a los tinerfeños. Una técnica señalada a Javi Beirán dio oxígeno a los italianos cuando más lo necesitaban (46-50, minuto 24), bien plantados en defensa, y logrando dejar a los laguneros casi cinco minutos sin anotar, clavados en el punto 46. Fue la línea de tiros libres la que alumbró a los de Vidorreta, que a pesar de todo, eran capaces de empatar el partido (52-52, minuto 27).

Una canasta de Tim "Superman" Abromaitis colocó a los canaristas de nuevo por delante en el marcador desde el 46-45. Un lanzamiento triple del propio jugador estadounidense colocaba la máxima ventaja para los del Santiago Martín (61-56), lo que suponía la máxima ventaja isleña desde el 9-3 del primer cuarto.

Se iniciaba el último periodo con una canasta de Haynes que rompía el parcial de 11-0 que había firmado Iberostar Tenerife. Stefano Bramos acercó a los transalpinos (63-61, minuto 32). El partido, trabado, se había perdido en la espesura de las faltas personales. Bramos empató el choque con un nuevo triple (68-68, minuto 36) y, con otro acierto más, puso por delante a los visitantes (70-72). Tim Abromaitis no se cortó un pelo y devolvió el lanzamiento triple (73-72, minuto 38), pero en la siguiente jugada los italianos lograron anotar cuatro puntos (73-76), con apenas 1’20” para la conclusión.

Una clara falta antideportiva de Daye sobre Davin White, al que también le metieron un codazo en la cara ante la complicidad arbitral, le dio opciones al Canarias, pero el de Phoenix solo pudo transfomar un tiro libre (74-76), al igual que Iverson en la siguiente jugada (75-76). El excelente pívot aurinegro cometió su quinta falta personal ante Vidmar, que, para no quedarse atrás, sólo anotó uno de sus tiros libres (75-77), con solo 41 segundos por disputarse. White volvió a la línea del 4,60 tras una falta del pívot veneciano, pero solo anotó uno de sus lanzamientos (76-77), con 38 segundos en el electrónico. Haynes no perdonó, convirtiendo un dos más uno (76-80), a 16 segundos para la conclusión. Vidorreta, consciente de que los árbitros no iban a permitir una victoria de los suyos, pensó en salvar el basket average de +6 obtenido en Italia como mal menor, dando la orden de jugar un solo tiro. Anotó el capitán Richotti, al que también dieron un tremendo golpe en la cara, en una penetración (78-80). Daye erró dos tiros libres, pero con apenas dos segundos Abromaitis tuvo que lanzar a la desesperada desde su zona sin lograr encestar. Venecia había logrado su objetivo. Los árbitros también. ¡Vaya robo!

 Escuche. BCL: IBEROSTAR TENERIFE-UMANA REYER VENEZIA. En SuperBasket Canarias Radio