OPINIÓN. Hernández Press: El efecto Vidorreta, clave para el despegue deportivo del Canarias

0
913

Fotos: SuperBasket Canarias / @jacfotografo 

José Luis Hernández (sbc) La Laguna (Tenerife)

El Canarias no era ni mucho menos un equipo ganador en las primeras cinco jornadas de la temporadada 2015-16, de hecho la clasificación mostraba un preocupante 0-5, pero con la llegada de Txus Vidorreta se consiguió lo que, en aquel momento, parecía inimaginable.

Vidorreta logró enderezar la nave aurinegra con números de playoff, dieciséis victorias y trece derrotas,  llevando a la franquicia lagunera hasta la última jornada de la liga regular con opciones de ocupar la octava plaza y seguir compitiendo en los playoffs por el título de la Liga Endesa. Aunque la carambola necesaria para ello no se dio, la novena plaza conquistada por nuestro querido Canarias sabe a gloria, porque es un éxito de todos, incluso de los que no creyeron en el equipo cuando las cosas venían mal dadas.

Txus Vidorreta en su primera toma de contacto con la plantilla canarista
Txus Vidorreta en su primera toma de contacto con la plantilla canarista

La aportación del técnico vasco al representativo tinerfeño en la máxima categoría del baloncesto estatal ha sido brutal, permítanme la expresión, desde aquella primera charla que tuvo con los integrantes de la plantilla aurinegra en el mítico pabellón Juan Ríos Tejera, nada más aterrizar en la isla. Vidorreta comenzó a repartir los papeles de cada uno de los jugadores en el juego colectivo del equipo. Los hizo sentir importantes, vitales para el crecimiento de la franquicia, y les motivó, tanto, que los hizo mejores. Dotó al equipo de un juego ofensivo diferente al que había mostrado el Canarias hasta el momento, motivó a los suyos para ganar los partidos desde la defensa, con la introducción de nuevos conceptos que se transformaban en serias dificultades para el ataque de los equipos rivales, pero lo más importante fue la confianza que depositó en sus jugadores, involucrados, implicados y mentalizados en sacar el proyecto canarista adelante.

Las lecciones del maestro Vidorreta se sucedían desde la banda y el equipo, con algunos cambios en su plantel, iniciaba el despegue hacia su objetivo inicial: la permanencia. Esta se logró con holgura bastantes jornadas antes de finalizar la fase regular lo que hizo soñar al equipo y a los aficionados con poder seguir mirando hacia arriba.

Aniano Cabrera (i) estrecha la mano al nuevo entrenador canarista
Aniano Cabrera (i) estrecha la mano al entrenador vasco el día de su presentación

Por el camino hubo de todo: victorias de muchos kilates ante rivales de mayor entidad como Real Madrid o Baskonia, derrotas ante equipos hundidos en la clasificación como Gipuzkoa o Estudiantes, cambios de jugadores, lesiones y hasta un desertor: Xavi Rey, que se fue al Estudiantes para demostrar el baloncesto que llevaba dentro y acabó siendo carne de banquillo en un equipo que descendió a la LEB Oro.

Pero seríamos injustos si no le diéramos al César lo que es suyo, y en este caso el César es el club, o más bien las personas, encabezadas por Aniano Cabrera, que han estado al pie del cañón para resolver la crisis inicial aurinegra. Para ellos todo nuestro reconocimiento por su habilidad y acierto en la incorporación de Txus Vidorreta a la escuadra aurinegra, por su manera de proceder, con naturalidad, sin hacer ruido, con profesionalidad.

Tan solo nos queda un deseo, que el efecto Vidorreta continúe, con fuerza, en el club. Así se lo comunicamos en Barcelona al propio coach, por fuera del Palau Blaugrana, en una conversación distendida. Nadie es imprescindible pero el Canarias necesita de la magia del maestro Vidorreta. Ojalá pronto podamos publicar la noticia de su continuidad al frente del banquillo tinerfeño. De momento nuestras palabras van cargadas de agradecimiento y cariño ¡Gracias Txus!