Foto: ACB Photo

Redacción (sbc) La Laguna (Tenerife)

El Canarias en su versión visitante. Esa es la imagen que intentará trasladar hoy al parqué Fontes de Sar para tratar de mantener la buena racha, tanto a nivel de imagen como de resultados, que ha logrado el equipo lagunero lejos de Tenerife desde que Txus Vidorreta se hiciera cargo del equipo. La sexta victoria está al alcance de la mano de un conjunto convertido en Doctor Jekyll o Mister Hyde, dependiendo de la pista donde se dispute el encuentro.

Tras la mala segunda parte de los aurinegros ante el Barcelona el domingo pasado en La Laguna, el Canarias quiere hacerse con la victoria e intentar alejarse de la zona de descenso, que en las últimas jornadas ha vuelto a resurgir con un Zaragoza recuperado, el Estudiantes realizando cambios y Fisac dando otro concepto e imagen al baloncesto desarrollado por el Gipuzkoa Basket.

La complicadas victorias logradas en la dos canchas vascas visitadas hasta el momento, Vitoria y Bilbao, transmitidas en directo por SuperBasket Canarias Radio, se asemejan al reto que tienen por delante los jugadores laguneros esta tarde en la cancha gallega. El equipo norteño, instalado en la zona media de la tabla clasificatoria gracias a la regularidad que ha demostrado en su pista, donde ha logrado las seis victorias que ostenta hasta el momento,  le da un doble valor a las mismas, ya que han sido conseguidas ante conjuntos de su "liga",  al contrario de lo que ha hecho el equipo canarista en el Santiago Martín.

El Obradoiro, un conjunto hecho a sí mismo de la mano del coach Fernández, presenta un plantel equilibrado, sacrificado en defensa y con una buena presencia física y, sobre todo con capacidad para hacer daño desde el perímetro, ya que la mayoría de sus jugadores pueden lanzar con fiabilidad desde más allá de la línea de 6,75 metros. Su líder natural, y máximo anotador de la competición estatal, es el polaco Adam Waczynski, peligroso por fuera y también con potencia para hacer daño hacia dentro y en posiciones cerca del aro.

La empresa no va a ser fácil para los jugadores exteriores laguneros, que tendrán que luchar contra los centímetros de su contrincante. "Pueden estar en cancha con dos jugadores de 2,15", advierte el entrenador aurinegro en rueda de prensa, que aún así se muestra optimista ante el choque: "Si ellos salen con jugadores grandes también tendrán dificultad para defender a nuestros jugadores pequeños, con los que trataremos de hacerles daño", añadió el técnico vasco.

El plantel del Canarias vuelve a tener una cita con su juego y con la institución a la que representan. Las señas de identidad que algunos parecen no haber entendido o asimilado serán un buen elemento animador en momentos difíciles, que los habrá, durante el encuentro. Repasar el escudo que lucen en el pecho y lucir con orgullo los colores de la equipación lagunera debería motivar a una plantilla que hoy podría dar otra alegría a su fiel parroquia y alcanzar la sexta victoria de la temporada.