_________
José Luis Hernández / @JoseLuisHdezT7
Fotos: Viki Arvelo / SuperBasket Canarias y ACB Photo
04 de enero de 2018

LA LAGUNA (TENERIFE) - Desde las páginas de este medio de comunicación libre e independiente, que practica un periodismo veraz y profesional, felicito a todos los que tuvieron la feliz idea de conmemorar el décimo octavo aniversario del nombramiento de San Cristóbal de La Laguna como Ciudad Patrimonio de la Humanida, población a la que pertenece y representa el Canarias, con una equipación especial. El color morado, la tonalidad de nuestro municipio, causó auténtica sensación entre los seguidores laguneros, incluso tuvieron que pedir una segunda remesa de las mismas, en el partido que el conjunto canarista disputó hace ya algunas jornadas ante el Real Betis y eso hay que reconocerlo, aunque también es verdad que nuestra ciudad y municipio no merecía menos.

Dicho lo cual, paso a contarles que siempre he defendido la canariedad de nuestro club, aunque ello me haya costado que los dirigentes, asalariados, de nuestro club no me hablen. Lo digo por el gerente y director deportivo, cada día se pone el cargo más largo... casi como su sueldo, el presidente y el vicepresidente del club, ahora también presidente de la Fundación Cantera Base 1939 Canarias, que sigue sin presentarse, por cierto, desde el mes de junio. Les puedo asegurar que me resbala mucho que me dirijan la palabra o no, entre otras cosas porque yo creo en la entidad, en el club, no en las personas que transitoriamente la dirigen, aunque en este caso no por amor, eso era en otros tiempos, y si por dinero. Por cierto ya están esperando a cobrar la nómina de enero con el aumento de 2018.

Defenderé siempre las profundas raíces laguneras del Club Baloncesto Canarias, su historia, patrimonio, valores, nombre y colores. El amarillo y negro es sagrado, aunque haber vestido de morado en un partido tan especial, nos ha llenado de orgullo y satisfacción, como diría el Rey emérito. Es más, se podría repetir una vez cada temporada.

Expuesto lo anterior, quiero expresarles una idea que me ronda la cabeza. En esta vida uno se encuentra, básicamente, dos tipos de personas: la mala y buena gente. Aunque si lo pienso fríamente también podríamos añadir un tercer grupo: los torpes. Los que lo hicieron todo con mala idea e intereses particulares y los que simplemente nos equivocamos, añadiendo a los que no saben pero se meten. Y a mí, que muchas veces me ha parecido que los malos son personas que cuando eran pequeñas necesitaron más de un abrazo que nadie les dio, no me da el "coco" para pensar que la utilización del equipaje morado pueda dejar la puerta abierta a otras efemérides que conmemorar cambiando el color de nuestro equipaje de juego, aunque sólo sea durante un partido. A otros parece que sí. Me siguen ¿verdad?

Por eso hoy, y sin que sirva de precedente, quise empezar este artículo de opinión lanzando una felicitación a algunos torpes que cobran enormes sueldos de nuestro club. Que por qué empiezo por los que mandan. Pues porque, según dicen algunos, la torpeza es proporcional al poder que desempeñas. Si estás más arriba, más torpe te puedes mostrar. A mayor presupuesto y mayores medios, mayor puede ser cada torpeza desempeñando tu responsabilidad. Sí, es posible que usted pueda estar pensando que quién escribe estas líneas también lo sea, pero como soy un humilde periodista que a casi nadie afecta lo que hace, pues mire, tengo como mucho una torpeza de alcance minúsculo, que tienen que sufrir sobre todo mis allegados, mis seguidores, mis lectores y como mucho algunos oyentes, de SuperBasket Canarias Radio. Pero quien manda en el club, cuando mete la pata, entorpece mucho, entorpece más, y encima cobra por ello.

Los actuales dirigentes del CB 1939 Canarias, los mismos que defendían el plan de convergencia para unirnos al Tenerife Baloncesto, más algún empleado que también quería fusionarnos con el Tenerife, quitaron el nombre del nuestro glorioso club, Canarias, al nombre comercial del primer equipo sin que les temblara el pulso. Ya les he dicho varias veces que yo eso, como canarista, nunca se los perdonaré pero la historia de alguno de estos torpes, ver definición de la Real Academia de la Lengua Española, comenzó, quizá oficialmente, el jueves día 20 de septiembre de 2012. Tirando de la, para algunos maldita hemeroteca, recordamos como ese día se presentó la primera equipación ACB del Canarias, última de la marca Pi Tres Catorce, tras el regreso del conjunto aurinegro a la mejor Liga de Europa.

Aquella mañana, el gerente, todavía no se había agrandado el cargo, Aniano Cabrera comunicó a la prensa, de forma contundente y con las malas maneras características en él, que los detalles azules y blancos que lucían en la equipación aurinegra eran por que "son los colores de la Isla. La identidad del club es el aurinegro y de ahí los colores principales de ambas equipaciones, pero también llevamos el blanco y el azul porque representamos a Tenerife", dijo mientras, dando un paso más, llegó a afirmar que el equipo lagunero dispondría "de una tercera equipación de color blanco", y azul por supuesto.

Evidentemente hasta hoy no han podido incorporar ese tercer uniforme de juego al equipo de La Laguna, entre otras cosas porque les traería enormes problemas con la inmensa mayoría, por no decir la totalidad, de los aficionados aurinegros. Pero traigo a este artículo de opinión aquellas palabras porque hay algún torpe dentro del club, diciendo, con la boca pequeña, que el precedente sentado por la utilización de la equipación morada podría "justificar" la utilización de idéntica manera, de otra con la tonalidad azul y blanca.

Al final, a la torpeza le ocurre como al "y tú más". Cuando dejas que se produzca y queda impune, por eso nos adelantamos con nuestra opinión al respecto y nuestro rechazo frontal a la misma, la siguiente vez quien lo lanza necesita cambiarlo por otro que siga molestando, que no parezca repetido y por lo tanto, que moleste más. Y así hasta que en una de estas, la última torpeza sea tan mayúscula y tan insólita, que sea casi irreversible por las molestias que pueda ocasionar. Por no decir fatal. Lo dicho, que no sirva de precedente.