• Dicen en el estado español, en tono algo jocoso, que alguien está confundiendo la velocidad con el tocino para decirle que está mezclando cosas muy diferentes.
  • En lo que respecta al capítulo de las asistencias aurinegras podríamos aplicarlo con rotundidad, e incluso elevarlo al cuadrado.
__________
José Luis Hernández / @JoseLuisHdezT7
Fotos: Archivo José Luis Hernández
SuperBasketCanarias.info
15 de octubre de 2017
El legendario Carmelo Cabrera, máximo asistente de la historia del Club Baloncesto Canarias / Foto: Archivo José Luis Hernández
El legendario Carmelo Cabrera, máximo asistente de la historia del Club Baloncesto Canarias / Foto: Archivo J. L. Hernández

LA LAGUNA (TENERIFE) - Existen en el castellano popular, esa lengua que fue impuesta en nuestras islas por la fuerza de las armas, frases hechas usadas para reprender confusiones ajenas, cuando se mezclan referencias que ni casan ni pueden, o deben, pertenecer a un mismo contexto. Frases como confundir la velocidad con el tocino o confundir la gimnasia con el magnesio, sin ir más lejos.

La velocidad y el tocino se han considerado, según esas frases, como entes que no se parecen en nada, que no tienen relación y que, por lo tanto, no se pueden aludir juntos en un supuesto. Advertir a alguien que no confunda la velocidad con el tocino es reprocharle el estar mezclando cosas o conceptos totalmente dispares.

Pues bien, eso es lo que hacen ciertos "personajes", alguno no llega ni a eso, en muchos aspectos referentes a la historia del Club Baloncesto Canarias; intentar mezclar la velocidad con el tocino, y como aún les parece poco, la intentan remover. A nadie se le escapa que fusionar el concepto de asistencia en el baloncesto actual con la idea que existía en la etapa del Club Baloncesto Canarias en la década de los 80, viene a ser un burdo intento de cambiar o disfrazar la historia del baloncesto en general y del Canarias en particular.

El máximo asistente en la historia del Club Baloncesto Canarias, por mucho que se empeñen en desvirtuarlo o negarlo algunos asalariados, alguno de nuevo cuño, es Carmelo Cabrera. Sin discusión. Publicar que Rodrigo San Miguel ha superado al mejor jugador de la historia del club de La Laguna es tan estúpido como inexacto.

Cierto es que el bueno de Rodrigo San Miguel es el tercer asistente, por el momento, en la historia del CB 1939 Canarias, detrás de su compañero Richotti y de Ricardo Úriz. Los números no mienten, pero no se pueden comparar dos criterios tan diferentes respecto a lo que se contabilizaba como asistencia antes y ahora. Si se aplicara el concepto clásico, por denominarlo de alguna manera, los extraordinarios jugadores anteriormente mentados no llevarían esos guarismos y el primero sería Carmelo Cabrera. Si por el contrario aplicamos la idea actual, Carmelo Cabrera volvería a ser el primero al llevar en su haber más de 3000 asistencias, solo en su etapa aurinegra, al igual que también llevarían muchísimas Salva Díez o José Carlos Cabrera, por citar a otros dos enormes ex bases canaristas.

Se que la expresión, contundente y lapidaria, aplicada al tema que nos ocupa no le gustará a más de uno, especialmente a los que se dedican a intentar controlar los contenidos que publicamos los periodistas, cosa que en nuestro caso nunca han conseguido ni conseguirán, y a "rastrear" las redes sociales en busca de cualquier comentario que no les guste para, hay que tener cara, levantar el teléfono e invadir la libertad de expresión de quien lo ha efectuado.

Le sueltas a uno de estos que no confunda la velocidad con el tocino y es como asegurarle que no tienen ni idea de lo que está diciendo, efectivamente así es, que está confundiendo los términos, los conceptos, los juicios... y los clubes. Ni Úriz, Richotti y San Miguel han jugado nunca para el Club Baloncesto Canarias ni Carmelo Cabrera lo hizo para el Cantera Base 1939 Canarias, así de claro. Ya está bien de tanta tontería. A ver si se van enterando algunos interesados en el delirio de la confusión. Así que la expresión la podemos elevar al cuadrado.

Lo dicho, a Rodrigo San Miguel mis felicitaciones por todas sus asistencias, esperemos que sean muchísimas más, lo mismo que al genial Richotti o al admirado Úriz. Y como frase resolutiva y eficaz que se ha utilizado durante siglos y se sigue utilizando, ustedes sigan confundiendo el tocino con la velocidad, tratando de despistar al personal, mientras aprovechan el legado del Club Baloncesto Canarias para otros intereses deportivos.