Fotos: Archivo / SuperBasket Canarias. José Luis Hernández (sbc) La Laguna (Tenerife)

Regresa el pabellón Juan Ríos Tejera a primera plana, aunque sea de forma efímera. Nunca se fue del todo, porque no ha dejado de acoger ocasionalmente, como en el día de hoy, entrenamientos y, habitualmente, partidos de la cantera aurinegra. Pero el primer equipo lagunero ha vuelto a entrenar en su cancha más histórica, en la que vivió más derbis, donde terminó de crecer y consagrarse el canarismo.

Las obras de mejora en nuestra actual casa, a la que también queremos, léase pabellón Santiago Martín, ha provocado que el Canarias se reencuentre con su pasado. El Canarias sí, con mayúsculas, no el Tenerife como se empeñan algunos en denominar a nuestro equipo gracias a la complicidad de un inoperante Consejo de Administración, se ha impregnado de historia, de buenos y malos momentos, de alegrías y tristezas, que también las hubo en el recinto lagunero, en definitiva, han podido respirar la esencia del propio club.

La presencia de los jugadores canaristas en el parqué de nuestro querido Ríos Tejera no ha podido evitar que cientos de imágenes volvieran a mi retina. Es un ejercicio muy sano, reconfortante y que me atrevo a recomendar a algunos, a otros no porque ni siquiera estaban con nosotros en aquella época o se han pasado al lado oscuro.

A los que niegan al Canarias pero viven de él y de su historia, les recomiendo que miren al techo de la bombonera aurinegra y reflexionen. Allí cuelga la camiseta con el número 8 de Richi Bethencourt, el único jugador canarista que tiene su número retirado, una persona ejemplar, un canarista de pro que siempre defendió los colores de nuestro Canarias dentro y fuera de la cancha y que, por desgracia, hace muchos años que ya no está entre nosotros. Pero si está su recuerdo, su imagen, imborrable, con la camiseta negra siempre debajo de la equipación aurinegra, su amor al club, a un nombre y a una afición.

La camiseta de Richi Bethencourt no ha sido izada nunca en el Santiago Martín ¿Por qué? Es una buena pregunta para el gerente y para el presidente del Cantera Base 1939 Canarias pero, seguro, que no tendrán una buena respuesta. Y digo seguro porque no hay excusa alguna para que la camiseta de uno de los iconos del canarismo no luzca, en todo su esplendor, en el Santiago Martín. Tampoco la hay para que no hayan retirado el número 7 del mejor jugador aurinegro de todos los tiempos, Carmelo Cabrera, pero seguramente estarán muy ocupados y no habrán tenido tiempo... ni tacto.

Los mismos que niegan al Canarias, profesionales se hacen llamar, y su condición de club lagunero, que presumen de familia pero sólo como un mero eslogan de mercadotecnia olvidando el verdadero sentido y sentimiento del canarismo, nos inundan con desafíos y retos hasta la saciedad pero no tienen tacto, ni sensibilidad. Abandonaron el romanticismo del amarillo y negro por el color de los billetes. De momento siguen sin poner el nombre de Canarias, el más bonito, el que es intolerable que hayan borrado, anulado o póngale usted el calificativo que quiera, junto a nuestros dos patrocinadores principales. Ya lo dije una vez y lo mantengo: Todo por la pasta, total como vamos ganando...