Fotos: SuperBasket Canarias / Archivo

José Luis Hernández (sbc) La Laguna (Tenerife)

Si tenemos en cuenta que todos estamos contentos, felices y muy orgullosos por la trayectoria de nuestro querido Canarias en la presente temporada 2016-17, que ir al Santiago Martín produce orgasmos baloncestísticos en la fiebre amarilla y que la furia aurinegra tiene revolucionada a toda la isla de Tenerife, vengo a concluir que no soporto a los necios. Igual lo mejor que podía hacer es callarme y hacer como si no me entero, pero eso no va conmigo, ni con esta bendita profesión de "contador de cosas". A la manera de algunos que piensan que obviando los problemas estos se resuelven solos o aquellos que veían como se acercaba la tormenta y poco les importaba, ya pasará debían pensar, esta inusitada aparición de los amantes de las comparaciones me pone de los nervios, que diría algún progre. Evidentemente esto es inevitable, igual que la envidia de muchos, pero en el deporte, donde se suelen vivir ciclos de todo tipo, nunca sabemos cómo ni cuando. Y ese es el secreto, el cómo y el cuando.

Y mientras el secreto esté en el cómo y en el cuando, el silencio ante lo que no se conoce o domina adquiere un valor extra, desconocido por algunos, que siempre acaba con la conclusión, y posterior orgasmo de los necios: "Este equipo es mejor que el de...". Oír las comparaciones de algunos "catedráticos" sin el título de bachiller, te sitúa en la realidad de los que se vienen arriba con facilidad, hablan con poco conocimiento y cuando las cosas van mal se "mandan a mudar" o cambian de colores. Estos fundamentalistas del baloncesto, que también los hay, estarían mejor documentándose y haciendo un ejercicio de memoria histórica canarista, en lugar de estar faltando a la verdad en lo que respecta a la trayectoria de nuestro club.

Voy a tratar de no entrar en lo ya sabido si no es para enfocarlo de otra manera. No sé si alguien lleva la cuenta de todas las patochadas que llevamos oyendo desde hace unos meses, cuando algunos fundamentalistas exclamaron a los cuatro vientos aquello de "este equipo es mejor que el de 1986", que en nada se ajusta a la realidad. Ni mejores ni peores, diferentes. No porque no sea el mejor equipo en la actualidad en la Liga Endesa, simplemente porque no se pueden comparar dos épocas diferentes, con presupuestos distintos, temporadas con reglas totalmente dispares a las de ahora... Aquél equipo fue campeón, nuestro ser campeón, las cinco primeras plazas estaban adjudicabas de antemano y eran inalcanzables, por lo que quedar en sexta posición era nuestro particular título de liga, y se consiguió. Y esta temporada también vamos a ser campeones de nuestra liga, independientemente del puesto que ocupemos al finalizar la misma, porque lo ya conseguido es para quitarse el sombrero.

Las genialidades de estos auténticos "intelectuales" nos han hecho pasar por toda la gama de boberías dichas al tuntún y pronunciadas como mínimo, con cierta asiduidad en algunos foros donde se habla en clave aurinegra. Nos faltan por escuchar algunas más, estoy seguro de ello, pero es el momento de ponerle las cosas claras a estos necios. Al menos sobre el soporte digital.