Jaime Heras en una imagen de su última temporada como aurinegro
Jaime Heras en una imagen de su última temporada como aurinegro

 

José Luis Hernández (sbc) La Laguna (Tenerife)

El Canarias no pudo debutar con victoria en Badalona, así que siguiendo la tradición deportiva, la plaza catalana se nos resistió una vez más. La presencia en la pista del Joventut de SUPERBASKET CANARIAS y la transmisión hecha a través de nuestra emisora online, SUPERBASKET CANARIAS RADIO, llevó a los hogares canarios las incidencias del encuentro, pero no la alegría de la victoria en este primer partido de la temporada 2015-16.

Antes del partido algunos datos y algunas ausencias significativas: Ricardo Úriz, Levy Rost, Fotis Lampropoulos y, especialmente, el gran capitán Jaime Herás, dejaron un hueco difícil de llenar. No hablo a nivel deportivo, que también lo podría hacer, más bien lo centro en el factor humano. Cuando el Canarias saltó a la cancha busqué el dorsal número 11, el de Heras, y aunque ahora lo lleva Hanley, todo era diferente.

Después de 12 temporadas seguidas faltaba Jimmy, mi amigo. El capitán, que vivió el renacer del equipo de La Laguna desde la Liga LEB2 hasta llegar a la ACB, y defendió la camiseta aurinegra en 369 partidos no estaba, y yo, como tantos otros, le eché de menos. Muchísimo.

Ver saltar al Canarias a la pista con 5 americanos, por ejemplo, es algo que hasta ahora no habíamos presenciado nunca. Y no entro a juzgar si eso es bueno o malo, si está bien hecho o no, eso se lo dejo a ustedes, queridos lectores, pero lo cierto es que la puerta del nuevo ciclo se había abierto para unos y cerrado para otros.

Yo siempre he sido canarista y apoyaré a todos y cada uno de los jugadores, sean de donde sean, que se enfunden la camiseta aurinegra porque siempre he dicho, y mantengo, que las personas pasan pero las entidades se perpetúan. Y el Canarias aún más, pero también he de decir, para ser honesto con la verdad, que siempre he sido un defensor a ultranza del jugador canario, y el sábado, después de 76 años de historia, el Canarias no tenía ni un solo jugador de las islas en sus filas, Ni uno, era un Canarias sin canarios. Podría ser el título de este artículo de opinión, aunque no lo sea. Y ahora vendrán a decirme que no hay jugadores de las islas. Es la matraquilla de las últimas temporadas. ¿Qué hacen los equipos de base de las islas?. ¿Por qué no llega nadie?. ¿Dónde está la otrora magnífica cantera palmera?. ¿Y la tinerfeña?. ¿Y la grancanaria?. Demasiadas preguntas sin respuestas.

Por cierto, uno de los que pasaron por el Canarias, Albert Sàbat, nos amargó la vida el sábado. Menos mal que no servía para jugar en la Liga ACB, como decían algunos en Tenerife. Si llega a servir...

Me gustó, mejor dicho, me encantó Richotti. Genial como casi siempre, liderando  el equipo y dando la cara. Sekulic no se quiso quedar atrás y fue consistente en la pintura, O`Leary se presentó como un jugador polivalente y Abromaitis también aportó lo suyo, pero los catalanes sumaban de tres en tres y así llegaron antes al objetivo de la victoria.

Los últimos diez minutos del partido fueron patrocinados por L`Oreal París, un excelente maquillaje según dicen algunas féminas, pero ya se veía venir. No nos cogió por sorpresa el 83-75 que lucía en el electrónico al final del choque, Aunque siempre viene bien un buen maquillaje de fondo, pensando en el basketaverage.