• El equipo lagunero sigue con paso invicto en el viejo continente al vencer en la República Checa al BK Opava (70-92), y ya suma seis victorias en otros tantos partidos
  • McFadden, 19 puntos y 20 de valoración, y Sebas Saiz, 15 puntos y 10 rebotes, guiaron la victoria tinerfeña
  • Los aurinegros aventajan en dos victorias al segundo clasificado del Grupo B, Reyer Venezia
Fotos: BCL Photo
Miércoles, 14 de noviembre de 2018
BCL Photo
BCL Photo

OPAVA (República Checa) - El Canarias sigue liderando el Grupo B de la BasketBall Champions League, ahora con dos victorias de ventaja sobre Reyer Venezia, tras lograr su sexta victoria en otros tantos encuentros, en la coqueta y funcional pista del BK Opava (70-92).

Por si alguien tenía alguna duda al respecto, los de Txus Vidorreta presentaron, nuevamente, sus credenciales como firmes candidatos para hacer algo grande este año en la primera competición continental organizada por FIBA Europa.

El entrenador de Bilbao optó por reservar a Javier "Mr. Polivalencia" Beirán después de que este sufriera un golpe en un tobillo en el último entrenamiento, por lo que el argentino Nico Brussino formó en el quinteto titular de los aurinegros. Tal y como había advertido el día anterior en estas mismas páginas, el jugador local Jan Svandrlik, los checos trataron de imponer un ritmo alto de juego, con exceso de celo en sus acciones defensivas, pero cada canasta que conseguían los del Hala Opava era contestada por el Canarias que pronto se puso por delante en el electrónico (6-12, minuto 4), gracias al acierto de Thad McFadden y Tim Abromaitis que le daba a los de La Laguna las primeras ventajas claras (8-15, minuto 5).

Seis puntos de Kvapil y la intensidad defensiva de los checos, sumado a varios errores en el triple de los canarista, acercaron a los locales en el marcador (14-20, minuto 18), tras un tiempo muerto solicitado por Petr Czudek. Dos triples consecutivos de "cañonero" Staiger volvieron a distanciar a los tinerfeños (19-26), al finalizar el primer periodo.

Un parcial de 6-2 igualó el tanteador (25-28), obligando a Vidorreta a pedir un tiempo muerto. No había que dejar opción alguna para la relajación, tal y como le pasó en esta misma pista al Nanterre francés, pero el cuadro local continuó a los suyo (32-34) hasta que el Canarias, mediante un triple de Gillet, volvió a poner las cosas en su sitio (32-43) gracias a un parcial de 0-9 que dejó al equipo local con poca capacidad de reacción. El Canarias no mostraba al cien por cien una de sus improntas marca Vidorreta, la intensidad defensiva, por lo que, al descanso, la ventaja era sólo de ocho puntos (38-46).

La charla de Txus Vidorreta en el vestuario visitante surtió efecto. El Canarias salió en tromba y colocó, casi definitivamente, las cosas en su sitio con un parcial de 0-11 (38-57), que marcó el devenir del resto del encuentro. Opava, consciente del potencial lagunero, apenas pudo poner resistencia en lo que restaba de partido. El equipo de Aguere continuaría moviéndose con ventajas importantes a su favor, llegando al final del tercer cuarto con el partido sentenciado (51-74).

Con el partido contra Valencia en el horizonte, y una guagua en la puerta del pabellón esperando para trasladar a los aurinegros hasta Viena, Vidorreta optó por hacer debutar al tinerfeño Samu Rodríguez, sustituto de "Air Senegal" Niang, que no pudo desplazarse hasta la República Checa por motivos burocráticos. Con Mads Bonde también sobre el parqué del Hala Opava, los canaristas gestionaron bien una diferencia en el marcador insalvable para los locales, anotándose la sexta victoria de la temporada en la Basketball Champions League, además, apuntalada por la derrota en su casa de Reyer Venezia ante Nanterre (87-99). El Iberostar Tenerife suma y sigue. ¿Alguien da más?.

Pinche aquí para ver las estadísticas