• El Canarias se proclamó este domingo Campeón de la Basketball Champions League al derrotar al Banvit de Turquía (63-59), escribiendo así otra página de oro en la dilatada historia del Club Baloncesto Canarias. Los Menceyes de Europa siguen alargando el sueño aurinegro, en una campaña que siempre será recordada por todos los aficionados canaristas.

Fotos: BCL Photo. José Luis Hernández (sbc) La Laguna (Tenerife)

El Iberostar Tenerife Canarias saltó a la pista empeñado seguir haciendo felices a sus incondicionales. Con Marius Grigonis en lugar de Nico Richotti en el quinteto inicial, único cambio respecto al quinteto de la semifinal frente a Venezia, se inició la gran final. Los turcos del Banvit tuvieron hasta tres ocasiones para anotar en el primer ataque del encuentro aunque no lo lograron, como tampoco lo hizo el Canarias, antes de que Oelik situara el marcador en 0-3, gracias a un dos más uno. Grigonis con un triple empató el partido en la siguiente jugada y, además, robó un balón que llegó a las manos de Rodrigo San Miguel, que anotó un nuevo triple para los locales (6-5, 5’),  poniendo por delante a los aurinegros por primera vez.

El internacional Vázquez dio descanso a Bogris y en su primera acción defensiva colocó un tapón que luego no pudieron aprovechar los laguneros. Los turcos veían el aro muy pequeñito, y su líder, y mejor jugador, Jordan Theodore no parecía tocado por la gracia divina, llevándose el segundo tapón del pívot gallego, que anteriormente había anotado dos puntos (11-7, 7’).

Los dos jugadores con la cinta en la cabeza, White y el veteranísimo Kirksay, rotaron en el exterior de los aurinegros, este último anotaba, y aunque Chappell encestaba un triple desde la esquina (13-10), "Globetrotter" White  lo devolvía en el posterior ataque (16-10, 9’). Con el catalán Bassas sobre el parqué, Vidorreta había movido ya todo su inicial, mientras Banvit, primero con tres segundos en zona y después con pasos, ni siquiera podía mirar al aro aurinegro, pero un error de Nico Richotti en el último ataque facilitó otra canasta de Chappell, para finalizar el primer periodo con ligera ventaja aurinegra (16-12).

El Canarias parecía no encontrar su sitio en la pista en el comienzo del segundo cuarto. Después de unos ataques espesos, Kirksay asistió a Bassas para que anotara un triple (19-12, 11’) que dio la máxima ventaja a los laguneros hasta el momento, aunque Theodore, con sus primeros puntos en el choque (19-14), acercó a los suyos.

Como se presumía el videomarcador no registraba unos guarismos altos, pero el Canarias circulaba bien la pelota y defendía con una gran intensidad, especialmente Bassas y Kirksay, que levantó al público de sus asientos con una acción espectacular (23-14, 13’). Gecim y Theodore lideraron un parcial 0-7 para los de verde, con cuatro puntos del base, que acercaron a Banvit (23-21, 14’), obligando a Txus Vidorreta a solicitar tiempo muerto.

Ingresaron en el parqué Brogris, Grigonis y San Miguel, y este último anotó desde la esquina (26-21, 15’), devuelto por Kulic y Korkmaz, de tres, empató de nuevo el encuentro (26-26, 16’), aunque un nuevo triple de San Miguel dio una nueva ventaja a los de La Laguna (29-26), antes de cometer su segunda personal, por lo que Davin White saltó al parqué para sustituirle.

Vidorreta quiso aumentar el ritmo del partido para tratar de cansar a los turcos, con una rotación de jugadores menor que la canarista, pero cayeron en un par de precipitaciones ofensivas sin llegar siquiera a lanzar a canasta. Theodore ya estaba en su línea, es decir on fire (31-29) con su noveno punto, pero White lo devolvía (34-29) antes de un último ataque visitante, en el que Kulig anotó sobre la bocina (34-31).

Chappell fue el autor de la primera canasta del tercer cuarto (34-33) casi en el segundo minuto de juego. Estaba claro que el partido iba a decidirse desde la intensidad defensiva, agresivas y con permisividad arbitral. Cada lanzamiento parecía costar casi como una subida al Everest y prácticamente no había tiempo para armar el brazo.

En los siguiente tres minutos, el Canarias no anotaría un solo punto, aunque para consuelo aurinegro, Chappell se iba al banquillo con tres personales. Una falta señalada al base aurinegro San Miguel por flopping, puso el canarista en el cielo, pero los otomanos no desaprovecharon la oportunidad para volver a empatar en el marcador (34-34, 24’). Doornekamp despertó y anotó sus primeros puntos del partido, tres, y Marius Grigonis puso patas arriba a la fiebre amarilla con otro triple en el siguiente ataque lagunero (40-34, 25’) para forzar el tiempo muerto de Filipovski.

El Canarias, apoyado intensamente desde la grada, no cedía el mando ni el control del partido y del juego. Tal fue la presión que se señaló  una falta en ataque de Korkmaz sobre Grigonis, que culminó con un gran mate Air Senegal Niang (42-34, 26’), aunque en una sola defensa hizo dos faltas consecutivas  que acercaron de nuevo a los turcos (42-37, 26’). Se rehízo Petit Niang con un rebote ofensivo y canasta (44-37).

Tales eran sus ganas que cometió su tercera falta personal pero continuó sobre el parquet para que Bogris y Vázquez se pudieran reservar para el final. Además, Theodore también llegaba a las tres faltas personales.

Niang demostró su crecimiento a la vera de Vidorreta, resultando clave para llegar al 49-40 (28’) con un tapón y mate estratosférico en la siguiente acción, pero un parcial de 0-4 para los turcos apretó, una vez más, el resultado en el nuevo videomarcador (49-44, 29’). Se entraría en los cinco minutos decisivos con 5 puntos de ventaja para los laguneros (51-46).

Bogris saltó al parqué al iniciarse el último periodo, y lo hizo bien, con un parcial de 0

Bogris, descansado, empezó el cuarto decisivo, y lo hizo anotando (53-46). White se resbaló y se retiró lesionado y Banvit hizo un parcial de 0-5 (53-51, 33’) con el que el choque empezaba de nuevo. Los errores en el tiro eran una constante, y aun así Banvit no culminaba la remontada, como sí hicieron ante Mónaco en su semifinal.

Grigonis volvió a anotar para poner la diferencia en cinco puntos (58-53, 36’), que viendo las dificultades para anotar era un mundo, y Chappell caía en su cuarta falta. Pero Kulig anotó dos canastas, la primera tras unos pasos escandalosos (58-57, 38’), que provocaron muchas protestas entre la afición aurinegra, que respiró aliviada con dos tiros libres de White (60-57) y saltó, entusiasmada, tras un triple increíble de Davin White White (63-57) a falta solo de 1’01” para el final.

Esos puntos vinieron como agua de mayo al Canarias, que ya solo cedieron una canasta ante Orelik, dejando transcurrir los segundos finales con criterio para celebrar un triunfo (63-59) más que merecido y que no hace sino agrandar la historia aurinegra.

Consulte aquí las ESTADÍSTICAS del partido.