Fotos: Facebook

Redacción (sbc) La Laguna (Tenerife)

A nadie se le escapa que el mejor patrimonio que tiene el Club Baloncesto Canarias es su afición. La fiebre amarilla, como denominaran los aficionados del Juventud Laguna a los canaristas hace ya bastantes décadas, siempre se ha caracterizado por su fidelidad a unos colores y a un nombre.

12631497_557848754384328_6074341299620031878_n

En esta ocasión, y dada la cercanía del desplazamiento a la isla hermana de Gran Canaria, fueron casi doscientos los aficionados aurinegros que viajaron para arropar al equipo, y aunque tuvieron que regresar a Tenerife con la decepción de la derrota, demostraron, una vez más, que siempre están al lado del club de sus amores, especialmente cuando vienen mal dadas.