• El conjunto aurinegro pierde su primer partido en la presente edición de la Liga de Campeones de Baloncesto ante Paok de Salónica
Fotos: BCL Photo
Miércoles, 21 de noviembre de 2018

 

BCL Photo
BCL Photo

LA LAGUNA - Paok de Salónica ha terminado con la condición de invicto de Iberostar Tenerife al ganar al conjunto lagunero, en el Santiago Martín, por un sólo punto de diferencia (65-66). Siete jornadas después de que comenzaran una nueva andadura europea, los de Txus Vidorreta han encajado su primera derrota tras la excelente victoria ofrecida por los aurinegros ante Valencia Basket, el pasado sábado. Una gran defensa de los helenos en la última jugada, alejó a los tinerfeños de seguir manteniendo su casillero de derrotas a cero, en un partido poco vistoso pero si muy emocionante.

Un parcial de 0-11 para los de negro y blanco (4-13), con Chrysikopoulos y Koniaris acertados desde más allá de la línea de 6,75 metros, todo lo contrario que los laguneros, obligó a Vidorreta a solicitar su primer tiempo muerto. El balón no circulaba bien en el ataque canarista y la defensa visitante se imponía con facilidad en la pintura. El entrenador local optó por dar entrada a Bassas en lugar de San Miguel, mientras Chrysikopoulos, enchufado, lograba  su tercer triple (7-16, minuto 6), por lo que el vasco siguió rotando el banquillo. Sólo Tim Abromaitis se mantuvo en la pista, del cinco inicial, mientras Saiz y Brussino trataban de aportar soluciones. Paok de Salónica seguía explotando el filón de lo triples (9-19, minuto 8), ante una espesa defensa local.

Los helenos, para satisfacción lagunera, se metieron pronto en bonus pero el Canarias seguía sin anotar de tres, una de sus principales armas ofensivas, dando una versión en ataque que no se recordaba desde hacía tiempo por el territorio aurinegro. La mejor noticia para los de La Laguna fue el resultado al finalizar la primera mitad (12-19), sólo siete puntos abajo.

El madrileño Sebas Saiz comenzó a agitar la zona (16-21, minuto 11), y los hombres de Vidorreta pudieron meter balones en la pintura con más garantías. Además, Lucca Staiger anotó un triple marca de la casa que acercó a los de Aguere en el electrónico (19-21), por lo que esta vez el tiempo muerto fue solicitado por los de Salónica, que evitaron así la remontada local. Lejos de ponerse nerviosos, los visitantes tomaron oxígeno tras varios errores locales (21-26, minuto 14), hasta que Gillet miró a la canasta y anotó un nuevo triple (24-26). McFadden culminó una bandeja tras capturar un rebote defensivo y hacer un coast to coast, para igualar la contienda en el ecuador del segundo periodo (26-26). La Fiebre Amarilla se las prometía felices.

A menos de tres minutos para el descanso, el Canarias por medio de McFadden, se volvía a poner por delante en el marcador (31-30), al anotar un nuevo triple. Los de la Ciudad Universitaria apretaban los dientes en defensa y construían el ataque siguiendo la filosofía Vidorreta, por lo que se fueron hasta el túnel de vestuarios con una ventaja mínima en el videomarcador (33-32).

Un triple de Beirán en la reanudación dio mejores perspectivas a los locales (36-32), en la que era su máxima diferencia a favor hasta el momento. Pero los griegos, que llegaron a Tenerife con la lección bien aprendida, intensificaron su defensa y mejoraron en ataque por lo que volvieron a comandar el resultado (36-38, minuto 24), con un parcial de 0-6 en un partido atípico de los canaristas.

Cuatro minutos después los de negro seguían por delante en el marcador (41-45), pero la puntuación de los aurinegros en el tercer periodo sería muy pobre, apenas nueve puntos, ante un Paok que seguía estando liderado por un acertado Chrysikopulos, con dieciséis puntos en su haber. Los laguneros seguían errando desde el triple y de dos tampoco era un día propicio para los intereses isleños.

Se acercó Iberostar Tenerife al Paok gracias al ímpetu y acierto de Brussino y Saiz (50-51, minuto 33), pero Chrysikopoulos, en estado de gracia, anotó el sexto triple para los suyos (53-57, minuto 34), que llegaba a los 22 puntos. Txus Vidorreta optó por parar el encuentro a pesar de que el triplete formado por Bassas, Saiz y Brussino aportaba interesantes réditos a los aurinegros, pero una nueva canasta del visitante Hatcher ponía un poquito más cara la posible victoria local (58-62, minuto 36).

El argentino Nico Brussino volvía a meter a los canaristas en el partido (61-62, minuto 37), con su décimo punto, y una falta personal en ataque sobre Rodrigo San Miguel dio la posesión del balón al equipo aurinegro. Beirán acertó desde el triple (64-62), a falta de 2’41” para la conclusión del encuentro. El Canarias firmaba un parcial de 9-3 gracias a los aciertos triples, lo que forzó el tiempo muerto del visitante Papatheodorou.

Colton Iverson sólo pudo anotar un tiro libre, pero puso por delante a los de amarillo y negro (65-64), para entrar en el último minuto del choque. El pívot estadounidense erró, posteriormente en ataque, por lo que el balón pasó a ser posesión para los helenos. Pelota para Chrysikopoulos y canasta de dos puntos (65-66).

McFadden botó el balón para intentar jugarse el último tiro pero los visitantes, que lo vieron venir, obligaron al estadounidense a inventarse un pase forzado para Javi Beirán, que desde más de nueve metros intentó anotar sin éxito. La primera derrota de Iberostar Tenerife en la presente edición de la Liga de Campeones de Baloncesto se había consumado.

Consulte aquí las ESTADÍSTICAS del partido.