• El internacional argentino llegó al Canarias procedente del Real Madrid B, equipo que militaba en la LEB Plata.
  • En el filial madridista, Nico firmó unos números espectaculares: 12,7 puntos, 2,5 asistencias y 1,5 rebotes en los 28 partidos que jugó a su paso por el Real Madrid B, donde acumuló unos porcentajes del 62,5 por ciento en tiros de dos, 30,8 en triples y 75 en libres.
__________
José Luis Hernández / @JoseLuisHdezT7
Fotos: Cedidas
SuperBasketCanarias.info
4 de noviembre de 2017

 

LA LAGUNA (TENERIFE) - Una inoportuna lesión del por entonces capitán lagunero, Jaime Heras, fue la responsable de que Nico Richotti tuviera la oportunidad de fichar por el Club Baloncesto Canarias. Era el 21 de septiembre de 2010 cuando la entidad lagunera hacía pública la incorporación del jugador argentino, con pasaporte italiano. Ahí comenzaba una relación contractual y sentimental entre el jugador y el club lagunero que perdura ya siete años, con el internacional argentino convertido en capitán del equipo y en uno de los grandes referentes de la escuadra aurinegra en su segunda etapa en la mejor liga de Europa. Todo fue diferente, para él y para el club, desde el instante en el que cambió la camiseta del Real Madrid por la del Canarias, donde ha creado escuela y se ha convertido en un tinerfeño más.

Ex jugador del San Isidro de La Orotava

Nico que ya conocía Tenerife después de su paso por el San Isidro de la Orotava cuando este militaba en la Liga EBA, había destacado como uno de los mejores bases-escolta de la categoría con medias de 18 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias en los poco más de 32 minutos de promedio de los que dispuso para una valoración media de 16,7 créditos de nota por encuentro, lo que tampoco había pasado inadvertido para el Canarias.

Jugador formado a caballo entre el Náutico Rada Tilly y el Hindú de Resistencia, equipo con el que llegó a debutar en el Torneo Nacional Argentino (TNA), Richotti dio el salto a Europa en la temporada 2005/06 para jugar en Italia, concretamente en Bari (C1), Campobasso (C1) y Róvigo (C2), antes de incorporarse al mentado San Isidro.

Con el baloncesto en los genes

Hijo de Marcelo Richotti, ex internacional argentino, Nico llevaba un par de semanas ejercitándose con la primera plantilla canarista, circunstancia que aprovechó para ponerse en forma mientras encontraba equipo, aunque, sin saberlo, ya estaba en el lugar de destino.

Se la jugó con Dave Fergerson

El argentino y el estadounidense entrenaban con el Canarias para optar a esa ficha que había quedado libre, la de Heras, aunque en aquél entonces el club lagunero no solía utilizar la ficha número 12. A pesar de la gran profesionalidad y calidad de Dave Fergerson, Nico Richotti mostró unas cualidades superiores a las del norteamericano, por lo que se incorporó a la entidad lagunera. El tiempo, su juego y sus estadísticas, han demostrado que fue todo un acierto. Que siga.