Fotos: ACB Photo

José Luis Hernández (sbc) Enviado especial a Vitoria

Visto y no visto. Los cuartos de final de la Copa del Rey de baloncesto siguen siendo el techo del equipo lagunero en esta competición. El Iberostar Tenerife Canarias cayó ante el anfitrión Baskonia (90-81) en un partido en el que un arbitraje, más que discutible, y el mal porcentaje en el tiro exterior visitante, 7 de 33, taponaron el sueño copero del equipo de La Laguna que llegó hasta donde lo dejaron.

Salió fuerte el Iberostar Tenerife Canarias, mandando en el juego, alegre, y con una zona press que Txus Vidorreta había preparado para que se le atragantara a los azulgranas (3-5, 2’, y 5-8, 3’), tras un triple de Miguel. El húngaron Hanga puso a uno a los locales (7-8, 4’) Con la excepción de cerrar el rebote defensivo, los aurinegros comenzaban mostrando su mejor versión.

Un triple de Tillie puso por delante a los de Sito Alonso por primera vez en el partido (12-10, 6’), ya con Davin "globetrotter" White en la pista. El Canarias comenzaba a tener serios problemas en ataque y Beaubois anotaba un triple (15-10, 7’), ante el desacierto en el tiro exterior aurinegro (1 de 6). Un parcial de 11-0, completado por Hanga, después de tres minutos sin sumar, obligó a Txus Vidorreta a parar el encuentro solicitando tiempo muerto.

Reaccionó el equipo aurinegro. White conectó con Vázquez en un espectacular alley oop, pero Baskonia seguía anotando con cierta facilidad (22-12, 9’), con Tillie haciéndose dueño y señor en la pintura canarista. Nuevo tiempo muerto de Vidorreta. El ultimo fichaje tinerfeño, Kirksay,  perdió un balón para luego compensarlo con un triple (22-15) a falta de 18 segundos,  resultado con el que se llegó al final de los primero diez minutos.

El Iberostar Tenerife Canarias salió más metido en el segundo cuarto, aunque le costó anotar sus dos primeros puntos (23-17, 12’), tras convertir dos tiros libres. El número uno del draft NBA, el italiano Bargnani, anotó de tres (28-19, 13’) y volvía a ampliar la diferencia. Parecía tomar oxígeno el Canarias después de anotar un parcial de 0-4 (28-23, 14’), pero un triple de los vascos, rompía el intento de remontada tinerfeña. Grigonis hizo lo propio (31-26, 15’) y Bogris aprovechó una asistencia del internacional lituano para recortar la ventaja local (31-28). Una canasta de White obliga a pedir un tiempo muerto a Sito Alonso (33-31, a 4’15” para el descanso).

Dos lanzamientos triples errados, White primero y Doornekamp después, pudieron haber dado igualdad al electrónico (36-31, 17’). Larkin y Diop se entendían a las mil maravillas , lo que motivó un nuevo tiempo muerto canarista. El ex NBA Larkin, MVP como le conocen en Vitoria, seguía dirigiendo con tranquilidad, maestría y sacaba de sus casillas a San Miguel, al que superaba una y otra vez. Del 33-31 se pasó al 43-31, parcial de 10-0, en el minuto 19, máxima renta azulgrana, aunque un dos más uno de Tim Abromaitis colocó a los tinerfeños por debajo de la diferencia psicológica de los diez puntos (43-34), aunque Diop volvió a colgarse de la canasta lagunera (45-34) antes de llegar al tiempo de descanso.

Dos tiros libres errados por Bogris dio el pistoletazo de salida al tercer periodo al que siguió un nuevo mate de Diop (47-36, 21’). Una antideportiva señalada al pívot local acercó al Canarias en el marcador (47-42, 22’) con un parcial 0-6, triple de un desconocido "ametralladora" Doornekamp incluido. En ese momento los árbitros se convirtieron en protagonistas: una más que discutible técnica a San Miguel por floping volvió a dar ventaja a los locales (48-42, 24’). Tim Abromaitis palmeó una gran jugada del conjunto lagunero (48-44, 25’) pero el poquísimo acierto desde la línea de tres, 5 de 22, y la ya mentaba actuación arbitral, no dejaban a los canaristas superar a los locales, que por medio de Tillie, volvía incrementar la ventaja (51-44).

White anotó para que el Canarias no se quedara fuera del partido (52-46, 26’), y Grigonis, junto a Bogris los mejores de los de Vidorreta, lograba un dos más uno que volvía a acercar a los aurinegros en el marcador (52-49 a 3’33” del final del cuarto). Un triple del norteamericano local Budinger volvió a estirar el marcador (55-49) en la siguiente jugada. Grigonis mantenía al Canarias con vida (55-51- 27’),y el veterano Kirksay robó un balón para poner a los presididos por Félix Hernández a solo dos puntos (55-53).

Una canasta de Budinger y un dos más uno de Hanga volvía a dar una renta de siete puntos a los azulgranas por lo que Vidorreta volvió a parar el partido. Kirksay perdió dos oportunidades consecutivas y cometió una falta antideportiva. Eso dio ventaja a los locales que volvieron a irse en el marcador (61-53, 29’). En ese momento saltó a la pista, dos meses después, Nico Richotti, pero el argentino no pudo ayudar a su equipo.

El último cuarto comenzó con una buena defensa lagunera mientras Bogris dominaba la pintura local, asistiendo a Tim Abromaitis para anotar (63-57, 32’), pero no se lograba recuperar toda la desventaja. Un dos más uno de Larkin volvió a romper al equipo canarista (68-59, 33’), al que, cada vez, le quedaba menos tiempo para poder reaccionar.

Bogris y Abromaitis no eran suficiente para doblegar al Baskonia (70-63, 34’), y el mal porcentaje de tiro de tres, 5 de 28, alejaban al Canarias de las semifinales aunque Grigonis anotara, posteriormente, desde la línea de 6,75 (72-66), aunque Beaubois respondió de inmediato (75-66, 35’) y Larkin, otra vez Larkin, dejaba las cosas casi claras (78-68)  a 4’ del final.

Grigonis anotó su tercer triple (80-71), pero la estrella local Larkin respondía con otro (83-71). Bogris metía cuatro puntos seguidos (83-75 a 2’38” del final). Grigonis robó un balón y y machacó el aro (83-77, 38’). San Miguel se iba al banquillo con la quinta personal y White se colocaba como playmaker.

El electrónico reflejaba un 84-79 ya en el último minuto, pero el húngaro Hanga anotaba desde el 4,60 sentenciando el partido (86-79). Se acababa el sueño copero del Canarias, pero se cayó con dignidad ante un rival que lo tenía todo a su favor.

Consulte aquí las estadísticas