Mike Harper intenta capturar un rebote en un Canarias-Manresa de la temporada 1986-87
Mike Harper intenta capturar un rebote en un Canarias-Manresa de la temporada 1986-87

 

Foto: Archivo SuperBasket Canarias

Redacción (sbc) La Laguna (Tenerife)

La historia del baloncesto ACB no sería igual sin aquellos duelos entre el Manresa y el Canarias de los ochenta. Eran los años de Carmelo Cabrera, el genial jugador de Las Palmas de Gran Canaria, que era capaz de maravillar con su juego a la vez que sacaba de sus casillas a míticos del Manresa como Chichi Creus.

Pues bien, el Canarias y el Manresa reeditarán este domingo (Pabellón de Tenerife Santiago Martín, 12.00 horas) un duelo con muchas historias y anécdotas a sus espaldas, un cruce que llegó a ser un clásico en los años 80 y cuyos doce antecedentes en la élite presentan un balance de nueve victorias canarias y tres catalanas. Pese a todo, el conjunto manresano fue siempre un rival incómodo, que saldó además sus victorias en La Laguna en momentos concretos.

La primera de ellas aconteció en la temporada 1981/82, la primera del club canarista en la máxima categoría del baloncesto español, por aquel entonces llamada División de Honor. De poco sirvieron entonces los 39 puntos del aurinegro Larry McNeill, ya que el Manresa se llevó el triunfo del pabellón del colegio Luther King por un abultado 102-126.

Los catalanes tuvieron que esperar otra década para adjudicarse una victoria en la isla, pero fue el presagio de un cruel descenso. El Manresa ganó por 61-62 en el Juan Ríos Tejera, sentenció la serie al mejor de cinco partidos con un 3-1 a su favor y condenó a los aurinegros a jugarse la vida a todo o nada en un play out definitivo contra el OAR Ferrol, que acabaría con los canaristas descendidos a Primera B.

El tercer y último triunfo manresano en La Laguna se produjo en la campaña 2013-14, coincidiendo con el último partido de la primera vuelta. Una victoria local daba a los aurinegros el pase a la fase final de la Copa del Rey más de un cuarto de siglo después. El Manresa se impuso por 78-83 y el Canarias tuvo que esperar a la tarde para verse favorecido por resultados de terceros y conseguir su exitoso billete para la Copa.

El Club Baloncesto Canarias ganaría también en las tres siguientes visitas del Manresa a La Laguna: 91-80 en la temporada 89/90; 94-84, en el cruce de la fase regular de la campaña 90/91(con 32 puntos y 12 rebotes del aurinegro Ray Smith); y 99-89 en el tercer partido de la citada serie de permanencia de la misma campaña, justo antes de perder el cuarto emparejamiento de aquel play off y verse obligado a jugarse la vida contra el mencionado Ferrol en una serie que constituye uno de los episodios más negros de la historia canarista.

Ya en la etapa más reciente de los aurinegros en la élite, el Canarias se llevaría los duelos de la campaña 2012-13, con un Jakim Donaldson sobresaliente (22 puntos y 18 rebotes para 38 de valoración); y 2014-15, con un gran Blagota Sekulic (24 de valoración) y un triple clave de Javier Beirán a poco del final.


TEMP.                 PARTIDO                                         RESULTADO

81/82                  CB Canarias-Manresa EB                  102-126

83/84                  Cafisa Canarias-Ebro Manresa            93-66

83/84                  Cafisa Canarias-Ebro Manresa            84-60

86/87                  CajaCanarias-TDK Manresa                91-79

87/88                  CajaCanarias-TDK Manresa                110-92

89/89                  CajaCanarias-TDK Manresa                 91-80

90/91                  CajaCanarias-TDK Manresa                 94-84

90/91 (*)              CajaCanarias-TDK Manresa                 99-89

90/91 (*)              CajaCanarias-TDK Manresa                 61-62

12/13                  CB Canarias-Assignia Manresa            81-78

13/14                  Iberostar Tenerife-La Bruixa D’Or          78-83

14/15                  Iberostar Tenerife-La Bruixa D’Or           66-62

(*) Play off de permanencia. El resto de partidos corresponden al torneo de liga.

Por lo demás, el conjunto canarista salió victorioso en los otros nueve antecedentes ante el Manresa. Lo hizo en la primera fase de la campaña 83/84, por 93-66; repitió méritos en la 86/87, ya en la segunda fase de aquella liga, con ambos equipos metidos en la A-2 de entonces (84-60); y volvió a ganar dos cruces claves de los ejercicios 86/87 (91-79) y 87/88 (110-92), ambos determinantes para que los aurinegros pudieran clasificarse pocas jornadas después para la A-1, serie que aglutinaba entonces a los mejores equipos de la ACB en la lucha por el título y los billetes para las competiciones europeas.