11281394_983920311632061_1078794329_o




 

Foto: SuperBasket Canarias / @jacfotografo.

José Luis Hernández (sbc). La Laguna (Tenerife). Un excelente tercer cuarto del Canarias acabó con la igualdad que hubo en el electrónico durante los dos primeros periodos del encuentro, ante un Fuenlabrada que jugó a un nivel aceptable antes de llegarse al descanso, pero que se vio superado por un rival que poco a poco fue mejorando y haciéndose con el control del juego.

Una antideportiva acción del marrullero Akindele sobre Saúl Blanco llevó al alero aurinegro a ser asistido por el equipo médico del club y por la Cruz Roja, siendo evacuado, posteriormente, en ambulancia hacia el hospital, donde permanecía en el momento de escribir esta crónica. El africano, que poco positivo ha aportado a su equipo esta temporada, fue recriminado por el público durante bastantes minutos,todos los que tuvo que ser atendido sobre el parquet Saúl Blanco, con evidentes muestras de dolor en su muñeca. El técnico del ya equipo de la Liga LEB, Salas, ante la acción de su ¿jugador? optó por sentarlo en el banquillo el resto del encuentro.

Pero el encuentro empezó muy igualado y aunque los locales empezaron mandando, en el minuto 7 el Fuenlabrada se puso por delante por primera vez (12-13) tras canasta de Daniel Clark, junto al acierto anotador de Andy Panko -nueve puntos de los trece de su equipo-.

Los primeros diez minutos concluyeron con ventaja del Canarias por tres puntos (18-15) y en la cancha se mostró esa igualdad con un equipo lagunero al que le faltaba algo de intensidad defensiva y un Fuenlabrada que intentaba que su rival no controlara el juego.

En ese segundo cuarto más de lo mismo, el conjunto madrileño buscaba a Panko y al violento  Akindele para anotar, mientras que los locales no tenían excesiva fortuna en ataque.

La entrada de Andrés Misó supuso una pequeña reacción visitante, y tres triples del escolta madrileño le llevó de ese 27-22 a un 29-31, para llegar al descanso con empate en el marcador y con un Canarias que no terminaba de dar el empujó definitivo.

Pero los de Alejandro Martínez salieron mucho más intenso que en los primeros veinte minutos, viendo que el Fuenlabrada no bajaba los brazos, se fue hasta los seis puntos de diferencia (50-42), momento en el que surgió el momento clave del partido con la sucia acción, ya mencionada, de Akindele.

Tras reanudarse el choque, el colegiado sancionó con una técnica a Diagné con lo que las diferencias fueron aumentándose hasta un claro 68-51, un marcador que ya el Fuenlabrada no pudo rebajar.

Jaime Heras, capitán del conjunto aurinegro, por fin volvió a la pista tras no contar para su entrenador, Alejandro Martínez, durante muchas jornadas de esta termporada. El único jugador canario de la plantilla, anotó diez puntos, cogió un rebote, dio dos asistencias y recuperó un balón en los diecinueve minutos que estuvo sobre el parquet lagunero, alcanzando un ocho de valoración. Magnífica aportación del mal llamado quinto alero, que pocas oportunidades ha tenido esta campaña de mostrar su valía.

Jesús Sala intentó cambiar la dinámica del choque con una zona, pero no fue la solución para un Canarias lanzado hacia la victoria. .

La diferencia entre los dos equipos llegó a estar en 25 puntos (78-53) y aunque los visitantes llegaron a bajar a 19 puntos su desventaja, ya el partido estaba visto para sentencia .

Ficha técnica:

99. Iberostar Tenerife (18+21+34+26): San Miguel (10), Blanco (7), Rost (9), Sekulic (11), Sikma (10) -inicial-, Uriz (5), Lampropoulos (7), Rey (8), Heras (10), Niang Petit (4), Cabrera (-) y Beirán (18).

74. Montakit Fuenlabrada (15+24+14+21): Alberto Díaz (2), Cvetkovic (2), Panko (24), Vega (3), Akindele (-) -inicial-, Mayo (3), Misó (14), Clark (10), Sanz (2), Pérez (-), Diagné (8) y Smits (6).

Árbitros: Benjamín Jiménez, Luis Miguel Castillo y Sergio Manuel. Señalaron técnica a Diagné (min.24).

Incidencias: Encuentro disputado en el pabellón Insular Santiago Martín, ante unos 3.306 aficionados según datos facilitados por el club. Levi Rost fue despedido con una gran ovación por la afición al ser su último encuentro en casa con el Iberostar Tenerife, ya que anunció el pasado jueves su intención de abandonar el club al final de temporada.